El PP cierra la reforma con un PSOE partido en dos

La cúpula socialista mantendrá el lunes tres reuniones internas para asegurarse la unidad de voto. Los populares, satisfechos por el acuerdo histórico con los socialistas que limitará el techo de déficit al 0,4% a partir de 2020

Soraya Sáenz de Santamaria conversa con algunas periodistas tras la rueda de prensa
Soraya Sáenz de Santamaria conversa con algunas periodistas tras la rueda de prensa

PP y PSOE registraron ayer en el Congreso de los Diputados la propuesta conjunta de reforma del artículo 135 de la Constitución. Hasta la madrugada del viernes no tuvieron listo el acuerdo alcanzado por los dos grupos y, tras el visto bueno del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del líder del PP, Mariano Rajoy, los portavoces plasmaron su firma.

Al final, el pacto de reforma no incluye cifras. En el texto se establece un límite de déficit público que no podrá superar aquel que se determine, en su caso, en el proceso de gobernanza económica europea y que será fijado, a través de una Ley Orgánica. Dicha norma será la que fije en un 0,4 por ciento el déficit estructural global máximo del conjunto de las Administraciones Públicas a partir de 2020 y teniendo siempre en cuenta los límites de gasto marcados por la Unión Europea (UE). Tanto el PP como el PSOE entienden que es «oportuno» en este momento político sentar ya las bases de un acuerdo sobre la ley orgánica a que se refiere el artículo 135 de la Carta Magna, que debe ser aprobada con urgencia antes del 20 de junio de 2012, señala el texto.

El PP celebraba ayer el «buen acuerdo» alcanzado por Rajoy y Zapatero sin que, como recalcó Soraya Sáenz de Santamaría, interviniera Rubalcaba. En el otro extremo, a los socialistas les queda ahora la ardua tarea de convencer a su grupo. Numerosas voces dentro del PSOE se han mostrado críticos ante cómo se ha gestado esta reforma y la falta de debate interno. Los reproches no sólo vienen de independientes como Antonio Gutiérrez, sino que también han surgido de otros diputados de base que dicen no entender las «prisas», informa Ep. Por ello, existe el temor de que pueda haber fuga de votos el día de la aprobación del texto. Tal vez por eso, un día antes de la toma en consideración en Pleno, los socialistas han convocado una maratoniana jornada de reuniones.

El lunes por la mañana Zapatero será el encargado de convencer a la Ejecutiva Federal del PSOE de las razones por las que pidió la reforma urgente. Por la tarde, a las 17:00, el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, después de no haber creído en el proyecto que propuso Rajoy hace un año y tras haberse burlado de él, tendrá que explicar a los secretarios regionales del PSOE las bondades del proyecto, las mismas que vio en una noche. Tres horas después, el Grupo Socialista ha convocado a sus diputados a una reunión en la que José Antonio Alonso, uno de los protagonsitas de la negociación, les informará del contenido y alcance de la misma. Todo con el único objetivo de que una vez que se proceda a la votación final del texto, no haya fugas ni margen para que no se alcancen los tres quintos de la Cámara Baja necesarios para la reforma constitucional propuesta.

El texto pasará el martes al Pleno, donde tendrá lugar su toma en consideración, y el día 2 de septiembre pasará a lectura única y a su aprobación. La semana del 5 al 9 llegará al Senado. Tras su aprobación, pasados 15 días, el Rey sancionará la reforma y será publicada en el BOE.

Lealtad
La portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, que compareció junto con el responsable económico del Partido Popular, Cristóbal Montoro, agradeció al portavoz socialista, José Antonio Alonso, el «ambiente y la lealtad» con que ha «encabezado» las conversaciones por parte del grupo socialista, que según indicó han sido de manera «fluida y ágil». Asimismo, destacó que el acuerdo dota a la economía española de la confianza que necesita y «pone a salvo el Estado de Bienestar y las políticas sociales».


El sí de los barones del PP
La reforma pactada por los dos grandes partidos ha sido asumida por los barones regionales del Partido Popular, a pesar de las sanciones que se contemplan para las comunidades que incumplan el techo de déficit:
José Antonio Monago, Presidente de Extremadura: «La reforma pactada por PP y PSOE es para salir cuanto ante de la crisis. Lo apluado».
Leandro Esteban, Portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha: «Esta medida podrá llevar a una gestión de las cuentas públicas normal, ajustada a las buenas prácticas, y que el PP ha llevado allá donde ha gobernado».
Teófila Martínez, Alcaldesa de Cádiz: «El déficit estructural de los ayuntamientos suma exactamente, en la mayoría de los casos, la cantidad que se ha dejado de recibir por parte del Estado».


En contra
CiU
Pide que la reforma constitucional se apruebe en referéndum, y sugiere el propio 20-N para celebrar la consulta.
PNV
Mantiene su intención de ir más allá en la reforma, y pide que se incluya en la Constitución el derecho a la autodeterminación.
IU
Rechaza de pleno la reforma pactada por PP y PSOE. Llama a la movilización ciudadana para que reclame un referéndum sobre esta «cuestión fundamental».
BNG
Mantiene un «rechazo profundo» a la reforma y pedirá su devolución cuando llegue a las Cortes por el «fondo» del documento y porque «en democracia las formas son fundamentales».