Bildu sigue el guión de ETA sobre las víctimas

La estrategia que sigue Bildu en el asunto de las víctimas causadas por ETA es consecuencia del «guión», establecido por la banda en el documento en el que ha basado el actual «proceso», según fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN. La banda deja claro que jamás «pedirá perdón por sus acciones (atentados), solo hará un reconocimiento de las víctimas civiles derivadas por su lucha». Es decir, que nunca se disculpará por haber asesinado a policías, guardias civiles, agentes autonómicos o militares.

El atentado contra Hipercor fue el más sangriento cometido por la banda en Cataluña
El atentado contra Hipercor fue el más sangriento cometido por la banda en Cataluña

En un acto celebrado el viernes en Francia, el diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano, se refirió al atentado de Hipercor (víctimas civiles), pero en ningún caso a los asesinados y heridos por otras acciones criminales, como el coche bomba en el cuartel de la Guardia Civil de Vic, entre los que había varios niños.

Esta diferenciación entre unas víctimas y otras, y el reconocimiento de las civiles frente a las «militares», es algo que ETA no está dispuesta a realizar sin una «contraprestación»: «el Estado reconocerá de las víctimas creadas por él y el uso de las formas violentas (torturas, cárcel, judicial, Gal...)».

Este apartado sobre las víctimas, figura, casualmente, en el documento etarra justo antes del que hablaba de la coalición con Eusko Alkartasuna, que ha permitido a la banda, a través de Bildu, la recuperación de su «Frente Institucional».

Para las víctimas, las palabras de Martín Garitano en las que tilda como un «error» de ETA sólo sus crímenes en Cataluña son «repugnantes». Antonio Salva, padre del último guardia civil asesinado por la banda terrorista en Palmanova destaca que las palabras son de «un cinismo espectacular. Van de puros y castos y son ETA en su esencia», destaca. Salva se pregunta: «y en el resto del país, ¿qué?». Aunque no le sorprenden las declaraciones de Bildu cree que se trata de una clara «apología del terrorismo». «Me parece que el Gobierno no está haciendo nada, es una rendición del Estado», enfatizó el padre del guardia civil asesinado en 2009.
Para Chema Morales, presidente de la asociación de víctimas murcianas todo forma parte del «pacto de Rovira». «ETA no da nunca un paso atrás, sigue siendo igual, emplea el mismo discurso. Es una tomadura de pelo».

«Carrera del horror»

Teresa Jiménez Becerril, hermana de Alberto Jiménez Becerril, concejal asesinado en Sevilla son «vergonzosas e inaceptables» las palabras del diputado general de Guipúzcoa. «Sus palabras son indignantes, pero dignas de un personaje como él, que está haciendo carrera del horror».
Desde el Gobierno vasco se critico igualmente la manifestaciones del citado dirigente de Bildu. La portavoz del Ejecutivo presidido por Patxi López, Idoia Mendia, reprocho a Garitano que distinga entre las víctimas catalanas de ETA y las demás. «Las víctimas no merecen distinción, sino respeto y reivindicación de la memoria», destacó al respecto.

Los sentimientos de las víctimas catalanas no son diferentes, a través de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT) han mostrado su indignación con las declaraciones del diputado general de Guipúzcoa. En palabras del abogado de la asociación, José María Fuster- Fabra «no hay nada que repugne más a una víctima que se las intenten manipular unas contra otras».

Enaltecimiento del terrorismo

Esta misma asociación ha anunciado que presentara a principios de la semana próxima una denuncia ante la Fiscalía del TSJ de Cataluña contra el dirigente de Solidaridat Catalana per la Independencia, Josep Guia, por las declaraciones efectuadas el jueves en la que abogaba por la continuidad de la banda terrorista ETA. «Es muy importante que ETA no se disuelva» aseguró el dirigente independentista catalán.

El abogado de ACVOT, José María Fuster-Fabra considera que esas manifestaciones pueden constituir un delito de apología y enaltecimiento del terrorismo y otro de menosprecio a las víctimas. La denuncia se interpondra para que el Ministerio público lleve a cabo una investigación, pida informes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y, a la vista de todo ello decida si inicia acciones penales contra Guia. En caso de que opte por no interponer ninguna denuncia o querella, será la propia asociación la que presente ante el TSJ de Cataluña una querella, en el ejercicio de la acción popular, o bien algunas víctimas lo harian a titulo particular.

De momento Guia da marcha atrás e intenta rectificar sus palabras. Ayer declaró en el mismo escenario donde pidió que ETA no se disolviera, que sí debe hacerlo pero tras un proceso de negociación. Estas declaraciones se producen después de que su propia coalición se alejará de su posición al expresar que la banda debe dejar y entregar «definitivamente las armas».