Los mensajes subidos de tono y las fichas de dominó

Los mensajes de móvil subidos de tono que escuchó la Policía, la comentada valentía de dos mujeres por asumir la defensa del principal imputado, Juan Antonio Roca, y las fichas de dominó colocadas en fila para escenificar la nulidad del procedimiento judicial han animado hoy el juicio del caso Malaya.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La segunda jornada del mayor juicio por corrupción en España ha sido algo tediosa, caracterizada por una sucesión de peticiones de nulidad del proceso por parte de las defensas.

Durante la intervención de los abogados ha habido momentos en los que los argumentos jurídicos se han empleado para rechazar la intervención policial de conversaciones telefónicas y mensajes de móvil privados y otros en los que se han utilizado ejemplos de "andar por casa"para justificar las peticiones de nulidad.

Conversaciones de carácter íntimo, que pertenecen a la esfera personal, se han recordado en la vista oral, en la que han vuelto a ser varias mujeres las protagonistas, al igual que ayer cuando una de las procesadas abandonó la sala de vistas para dale el pecho a su bebé.

El abogado de Montserrat Corulla -acusada de ser una de las principales testaferros de Roca-, Gonzalo Rodríguez, ha solicitado que "estas transcripciones no permanezcan un minuto más"en el procedimiento, y ha alegado que tales mensajes y conversaciones "no tienen ninguna conexión con esta causa".

Indignado, el letrado ha reiterado que la Policía hace valoraciones subjetivas cuando afirma que un hombre llama a Corulla para "intentar ligar con ella"y que ello no aporta nada a la acusación.

El contenido de dichos mensajes y conversaciones no ha sido leído en el juicio y nadie se ha atrevido a citar las frases que recibía o escuchaba esta procesada, que años atrás tuvo grandes intereses inmobiliarios en Madrid.

Por su parte, el abogado José Manuel Vázquez Ramírez, que representa a varios procesados, ha dado públicamente las gracias a sus compañeras Rocío Amigo y Yolanda Terciado por haberse hecho cargo de la defensa de Roca "tan rápidamente", ya que es "bastante compleja".

Este letrado ha destacado la "valentía"de estas abogadas en una Sala "compuesta por hombres", que también son mayoría entre los abogados, acusados y en la Fiscalía, apoyo que no ha sido muy bien entendido, por sexista, entre los periodistas que cubren el juicio.

Entre los discursos de los letrados, plagados de referencias jurídicas, también ha habido afán didáctico sobre la nulidad del procedimiento.

José Manuel Vázquez, que se ha adherido a la petición de la nulidad de escuchas telefónicas planteada por la defensa de Roca, ha aludido a la "doctrina de los frutos del árbol envenenado"para reclamar la nulidad radical, "en cadena", de todas las actuaciones.

Para que se entienda su argumento, ha dicho: "Es como si tuviéramos una fila de fichas de dominó y se cae una y a continuación caen todas en cadena hasta la última".

Durante la sesión, también ha llamado la atención que, pese al "tirón de orejas"del presidente del tribunal, José Godino, a los abogados para que no descalifiquen al primer instructor de la causa, el juez Miguel Ángel Torres, los letrados hayan seguido lanzando sus dardos. Eso sí, de forma muy correcta.