«La Roja» cura las heridas

La Selección se concentró en Madrid y volvió a demostrar que, tras la Supercopa, sólo hay «buen rollo»

Sergio Ramos fue uno de los concentrados con la Selección en la Ciudad del Deporte de Las Rozas
Sergio Ramos fue uno de los concentrados con la Selección en la Ciudad del Deporte de Las Rozas

Madrid- Para Vicente del Bosque es una «auténtica bobada» seguir hablando de enfrentamiento entre los internacionales de Madrid y Barça. Y realmente lo es; en «La Roja», más que paz, hay «muy buen rollo», comentó Sergio Ramos.
Ayer, la Selección se concentró en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas a la espera de iniciar los entrenamientos de cara a la Eurocopa 2012. Habló Ramos, también Cazorla: «Se montó mucho jaleo por nada, el ambiente es inmejorable». El jugador del Málaga se desdecía con estas palabras y quiso agradecer a Iker Casillas las famosas llamadas de la concordia. Sí, las que el capitán hizo a Xavi y Puyol tras la final de la Supercopa y que le valieron la suplencia en el Trofeo Bernabéu. Él no habló, Casillas. No hizo falta. Al llegar abrazó con fuerza a su amigo Xavi, al que no pudo ver la noche anterior en el cumpleaños de Pepe Reina por tener otro compromiso. La plantilla desayunó junta y después, blancos y blaugranas, se mezclaron para grabar sus compromisos publicitarios. En el de una conocida marca deportiva participaron Xavi, Villa, Xabi Alonso, Cazorla y Llorente. «Porque la Selección es un grupo unido pese a todo», estas palabras de Ramos evidencian la realidad de un conjunto que vuelve a inicar la conquista de Europa. Pero el central dedicó «otra verdad», no tan agradable, al presidente del Sevilla, José María del Nido: «Si no le gusta esta Liga que se busque otra». En respuesta al polémico adjetivo que De Nido endosó a la Liga española: «Es la mayor porquería del mundo».
En el plano deportivo, destaca la convocatoria de los defensas Alberto Botía, Martín Montoya y Álvaro Domínguez para preparar los amistosos contra Chile, este viernes, y Liechtenstein. El rojiblanco Domínguez no pudo ocultar su nerviosismo e ilusión por ser una de las últimas apuestas de Del Bosque: «Es una experiencia increíble que voy a disfrutar al máximo. Conozco perfectamente las posiciones de lateral y central, pero estoy para lo que me pida el míster». Domínguez es el primer convocado del Atlético de Madrid en los últimos tres años.