La prensa conservadora británica presagia el final del Nuevo Laborismo

La prensa conservadora, mayoritaria en el Reino Unido, presagia hoy el final del Nuevo Laborismo con la elección de Ed Miliband frente a su hermano y rival, David, como nuevo líder del Partido Laborista, en la oposición.

Ed, ex ministro para el Medio Ambiente, se impuso a su hermano mayor, David, ex titular de Exteriores y que había partido como favorito en la carrera, por un estrecho margen.

 

Este último pronunciará hoy un discurso ante los delegados que asisten al congreso del partido en Manchester en el que se espera que revele su futuro político.

Según distintos medios, el nuevo líder del partido ha ofrecido a su hermano ser el nuevo canciller (ministro de Finanzas) del llamado Gobierno en la sombra.

Los periódicos derechistas, mientras tanto, con el Financial Times y el Daily Mail a la cabeza, dan por muerto al Nuevo Laborismo de los ex primeros ministros Tony Blair y Gordon Brown.

"El Nuevo Laborismo recibe la extremaunción", titula el Daily Mail, mientras que The Daily Telegraph coincide en que "El Nuevo Laborismo está muerto".

"The Times", diario perteneciente al grupo del magnate conservador Rupert Murdoch, destaca el júbilo que la elección de Ed Miliband ha suscitado entre los sindicatos, cuyo apoyo fue clave para ello, y agrega que el nuevo líder "entierra al Nuevo Laborismo".

El tabloide más leído del país, The Sun, en páginas interiores, le acusa de no "condenar las huelgas"de los sindicatos y le califica de "Red-ache", jugando con las palabras "headache"(dolor de cabeza en inglés) y "red"(rojo).

Desde una posición más favorable al laborismo, The Guardian, de centro-izquierda, se pregunta si David Miliband seguirá a su hermano tras su derrota y menciona que Ed le ha propuesto que siga a su lado como ministro de Finanzas en la sombra.

El Financial Times, el más europeo de los diarios británicos, menciona también dicha oferta, pero señala que los hermanos están divididos sobre la forma de afrontar el déficit: David aboga por medidas drásticas de recorte mientras que Ed es mucho más prudente.