«Rave» mortal en Getafe

De nuevo una «rave» acaba en tragedia. Esta vez la voz de alarma la dio una pareja que paseaba por el Camino de la Finca del Marqués. Ambos se cruzaron con un chico, Pablo E. L., que deambulaba con evidentes síntomas de embriaguez y de haber consumido drogas. Al preguntarle si necesitaba ayuda, el joven les respondió de forma agresiva, por lo que siguieron su ruta.

Los jóvenes organizan fiestas ilegales en esta finca abandonada de Getafe desde hace años
Los jóvenes organizan fiestas ilegales en esta finca abandonada de Getafe desde hace años

Cuando regresaron sobre las seis de la tarde lo encontraron tirado en el suelo en posición fetal e inconsciente, y llamaron al 112. Cuando la ambulancia del Summa y la Policía llegaron al lugar de los hechos, sólo pudieron confirmar la muerte del chaval, que no presentaba signos de violencia. En ese momento, un grupo de jóvenes se acercaron a los agentes y les informaron de que eran amigos del fallecido y que lo estaban buscando porque no habían tenido noticias suyas ni de tres conocidos más desde el sábado, cuando se celebró la «rave».

Tras estas declaraciones, la Policía tuvo conocimiento de que Álvaro L. G., de 20 años, se encontraba ingresado desde esa mañana en la UCI del Hospital de Getafe y que fue trasladado hasta allí por un amigo. El chico confirmó que habían estado en esa fiesta y que sospechaba que les habían echado algo en la copa. Pero los resultados de los análisis revelaron que había consumido grandes cantidades de droga, estramonio y alcohol, aunque sus amigos aseguran que también tomaron speed. A las nueve y media de la noche, los agentes de Seprona de la Guardia Civil encontraron el segundo cuerpo, el de Alberto O. G., cerca del río Manzanares. Precisamente lo buscaban por allí porque el consumo de drogas eleva la temperatura corporal y es normal que busquen agua para refrescarse.