Caja Madrid excluye el «ladrillo» de la sociedad que cotizará en Bolsa

El consejo de administración del Banco Financiero y de Ahorros, la entidad liderada por Caja Madrid y Bancaja, acordó hoy que se puedan excluir de la sociedad que quiere sacar a bolsa algunos activos para que la operación tenga más valor y sea más atractiva para los inversores. 

En un hecho relevante remitido hoy por el banco, que integra también los negocios de las cajas Insular de Canarias, Laietana, las de Ávila, Segovia y Rioja, se comunica formalmente esta decisión a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

 La posibilidad de excluir algunos de los activos del nuevo grupo, aprobada previamente por los consejos de administración de las siete cajas, abre la puerta a que el Banco Financiero de Ahorros pueda crear un banco malo, si así lo decide, en el que pueden estar por ejemplo algunos de los activos inmobiliarios.

Asimismo, podrá excluir cualquiera de sus participaciones en empresas hasta definir exactamente qué activos incluye en la sociedad que saldrá a cotizar, gracias a la modificación del contrato de integración del banco acordada hoy.

Quiere captar 3.000 millones

A finales de enero, el presidente del Banco Financiero y de Ahorros, Rodrigo Rato, anunció que la entidad preparaba su debut bursátil con el objetivo de cumplir "holgadamente"los nuevos requisitos de capital que el Gobierno aprueba mañana.

El nuevo grupo cerró el ejercicio 2010 con un nivel de capital básico del 7,04 por ciento. Según los expertos consultados por Efe, el banco necesitaría aproximadamente unos 2.000 millones para alcanzar el nuevo requisito de capital principal del 8 % para las entidades cotizadas.

 Por eso, el grupo estaría barajando la posibilidad de captar antes del verano cerca de 3.000 millones apelando a inversores institucionales pero también a particulares.

En función de las necesidades exactas de capital y teniendo en cuenta que Bancaja anunció hoy la venta acelerada de un 5 % de Enagás, valorado al cierre de mercado en 193,5 millones, el Banco Financiero y de Ahorros determinará el porcentaje que saldrá a bolsa.

 En un comunicado, el banco insiste en que su debut bursátil contribuirá a reforzar la solvencia, permitirá ampliar su base accionarial y dotar de un mercado líquido a los accionistas presentes y futuros del grupo.

 Las medidas adoptadas para que la entidad, la tercera de España por tamaño y la primera por volumen de negocio doméstico, dé el salto al parqué no conllevará ningún cambio en la relación de las siete cajas con sus clientes, añadió el grupo