Botín y Rajoy unidos para salir de la crisis

Coinciden en solicitar una reforma más profunda del mercado laboral y en el cambio del sistema de pensiones.

Botín pide incidir en las reformas para que la recuperación sea más vigorosa
Botín pide incidir en las reformas para que la recuperación sea más vigorosa

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, y el del Partido Popular, Mariano Rajoy, coincidieron ayer en las recetas que ofrecieron en el XIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar para que la economía española salga de la crisis con vigor y de forma sostenible.

De hecho, tras el discurso de Rajoy, que Botín siguió desde el auditorio, el financiero le comentó que habían coincidido en varios asuntos que él previamente había destacado en su alocución, y quedaron en enviarse por correo sus ponencias.

La lentitud con que se está ejecutando la reestructuración del sistema financiero español fue la primera piedra de toque. Emilio Botín aseguró que es «necesario y urgente ver planes más concretos y una ejecución más rápida» de la reestructuración de las cajas porque, según destacó, «parece que no va a la velocidad adecuada». «Si no cambia esta tendencia se producirá un deterioro progresivo de las entidades que hará mucho más caros y más complicados los procesos», advirtió Botín, que englobó esta necesidad entre los «importantes retos que todavía tenemos por delante para lograr que la incipiente recuperación económica sea vigosora y sostenible». Por su parte, Mariano Rajoy recordó que el proceso «se ha hecho con lentitud»: «No ha hecho más que empezar y nuestra economía necesita un sector financiero sólido y confiable, capaz de canalizar un crédito que ahora es prácticamente inexistente».

Otro de los puntos en común de Botín y Rajoy fue su denuncia acerca de la multiplicidad de legislación local y autonómica que existe en España, y que perjudican a la inversión y al tejido productivo. Botín afirmó que «es el momento de replantear mejoras y avances también en el ámbito del sector público». «La superposición de competencias de algunas de nuestras administraciones públicas y la proliferación de regulaciones en ocasiones fragmentan el mercado único español provocando ineficiencias, barreras y distorsiones que erosionan nuestra capacidad de crecimiento», dijo Botín, quien puso de manifiesto que si en Europa se avanza para conseguir un mercado único eficiente y competitivo, «en España no tiene sentido que avancemos en la dirección contraria». Mientras, el líder del PP señaló que «no podemos permitir que la madeja administrativa de tres administraciones ahogue la energía de nuestra sociedad civil». «No puede haber tres ventanillas para trámites similares porque aumenta la inseguridad jurídica y es antieconómico», afirmó Rajoy, quien no obstante abogó por aprovechar las «bondades» del Estado de las Autonomías para afrontar una «actualización» que lo haga más viable y competitivo. El presidente del PP también destacó la necesidad de reformar el sistema de pensiones, aunque lamentó que el Gobierno haya dado un «golpe de muerte» al consenso del Pacto de Toledo al congelar unilateralmente las pensiones. Desde la perspectiva financiera, Emilio Botín destacó la importancia de la reforma de las pensiones «para asegurar su viabilidad a largo plazo» pero, sobre todo, «para enviar una señal clara e inequívoca a los mercados internacionales de nuestro compromiso con la sostenibilidad de las finanzas públicas». Sobre la reforma laboral, Botín fue más optimista al considerar que, aunque «podía haber sido más ambiciosa», «es un paso en la dirección adecuada». Rajoy, por su parte, recordó que ha presentado 72 enmiendas que han sido rechazadas por el Ejecutivo que pretendían una mayor flexibilidad del mercado laboral y cambios en la intermediación, formación y la negociación colectiva.

Por último, ambos coincidieron en valorar el papel de los empresarios, grandes y pequeños, en la creación de valor, riqueza y empleo. «La recuperación no es posible sin vosotros», dijo Botín.


Propuestas para la recuperación
Emilio Botín
- Profundizar en las reformas estructurales: sanidad, pensiones y mercado laboral. «Tenemos importantes retos por delante y es necesario profundizar en el proceso de reformas iniciado para lograr que la incipiente recuperación económica sea más vigorosa y sostenible».
- Reforma laboral: «Podía ser más ambiciosa, pero va en la dirección adecuada».
- Reforma del sistema financiero: finalizar con urgencia el proceso de reestructuración del sistema financiero (reducción de la capacidad instalada, mejora de márgenes, gestión profesional y gobierno corporativo), entre otros.
- Reforma administrativa: terminar con la «superposición de competencias de algunas administraciones y la proliferación de regulaciones que fragmentan el mercado único».
- Sector privado: reforzar su liderazgo ante la progresiva retirada de los estímulos públicos.
Mariano Rajoy
- Plan de armonización regulatoria que asegure la unidad de mercado, puesta hoy en peligro por la multiplicidad de normas autonómicas.
- Recuperar la Ley de Estabilidad, poniendo un techo de gasto y un límite de endeudamiento a las administraciones públicas.
- Reforma auténtica del mercado laboral.
- Agresiva agenda liberalizadora para mejorar la productividad: servicios profesionales, postales, comercio minorista, transporte ferroviario, puertos y aeropuertos, así como en los sectores de energía y telecomunicaciones.
- Pacto de Energía que no excluya la nuclear: «El Gobierno no puede cargar en la factura eléctrica de los españoles el coste de sus dislates».
- Reforma del sistema de pensiones.
- Reforma educativa
- Culminación de la reforma del sistema financiero.
- Rebajas fiscales


El 83% del beneficio del Santander viene del exterior
El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, desveló ayer, ante la presentación mañana de los resultados de la entidad, que el 83% de los beneficios netos proceden de su negocio fuera de España. En concreto, señaló que Brasil supone el 27%, Reino Unido hasta un 19%, y España el 17%, cuando en la última junta general de accionistas del pasado 11 de junio estimó que se situaría en el 21% para el conjunto del ejercicio. Por otra parte, Botín hizo hincapié en el hecho de que, durante los años de crisis, de 2008 hasta ahora, Banco Santander ha realizado compras en varios países por valor de 13.500 millones de euros, y que durante ese periodo vendió activos del banco por un importe «prácticamente igual». Por último, Botín reiteró que, de momento, no contempla abrir mercado en China.