Ciutat Vella cierra 4 tiendas de souvenirs y abre expediente a 39

Hereu lanza una ofensiva de precintos en plena campaña

038CAT07FOT1
038CAT07FOT1

BARCELONA- Apenas diez horas después de la pegada de carteles que da por inaugurada la campaña electoral, el Ayuntamiento de Barcelona informó de su última operación contra el monocultivo de chiringuitos de souvenirs en Ciutat Vella. Los servicios de inspección del distrito precintaron, ayer por la mañana, cuatro tiendas de falsos gorros mejicanos, camisetas con la inscripción «Estuve en Barcelona y me acordé de ti» y otros supuestos souvenirs locales.
Los cuatro establecimientos –dos situados en la calle Freneria, 4 y 6, uno en la calle Lledó, 3 y otro en Portaferrissa, 22– son viejos conocidos del distrito. Todos fueron expedientados y precintados en 2009, aunque en menos que canta un gallo volvieron a abrir sin la licencia correspondiente. Al ser reincidentes, los infractores se enfrentan a una sanción que puede llegar hasta los 50.000 euros.
Los servicios de inspección también abrieron expediente a otros 39 establecimientos, a los que se ha dado un plazo de tiempo para adaptarse a la normativa.
Desde agosto de 2008, en el centro histórico de Barcelona, no se pueden abrir negocios dedicados a la venta de objetos de recuerdo. Además, el reglamento prohibe dedicar más del 20 por ciento de la superficie de un local a la venta exclusiva de souvenirs. Pero las mafias se las saben todas, y para reabrir un negocio, por ejemplo, piden licencia para vender ropa, complementos, artesanía y otros productos cuya venta no esté limitada por la normativa municipal, aunque luego acaben ofreciendo pseudocamisetas de Messi o Cristiano Ronaldo y sospechosos vestidos de faralaes.
Licencia para vender
En el distrito de Ciutat Vella hay 56 tiendas que venden souvenirs con licencia. La mayoría están situadas en lugares estratégicos de La Rambla, donde el Ayuntamiento también ha frenado la venta de souvenirs en los quiocos, aunque también hay un puñado en la avenida de la Catedral, en la calle Escudellers, la calle Ferran o en la calle Hospital.