El hermano gótico de la princesita

El hermano de Myley Cyrus, Tracey, tatuado e inofensivo, también canta

El hermano gótico de la princesita
El hermano gótico de la princesita

Algo se hizo mal en la casa de Hannah Montana. En algún momento de la educación de los niños de esa casa, algo se torció, o puede que todo se fuese al garete. Porque de un lado está Myley, candidez Disney ahora aspirante a loba, y del otro está su hermano Tracey, tan tatuado como inofensivamente rebelde. Y ojo, aunque a primera vista puedan parecer muy diferentes y haya tentaciones de decir de ellos que son polos opuestos, tienen muchas cosas en común, y no sólo su pésimo gusto musical, cortesía de su padre, Billy Ray, que también les dio a los dos uno esos nombres americanos insípidos. También ambos comparten malos consejeros en materia de tatuajes. Alguien debería decirles que no busquen ideas en clubes de carretera. Myley tiene siete tatuajes, incluyendo diseños como un signo de «igual» en un dedo, un corazón en otro, y un atrapasueños en el costado. Los de su hermano son indescriptibles, pero se llevan la palma las cuatro plumas que se hizo pintarrajear debajo de los ojos y el jefe indio que lleva en el cráneo, debajo del pelo. El chico dejó la escuela y su trabajo en el centro comercial. Puede que no soportase más las bromas de los compañeros a cuenta de Hannah Montana y decidió montar un grupo de música con otra persona cuya vida social estaba arruinada por culpa de Disney: Manson Musso, hermano de Mitchel Musso, coprotagonista de la maldita serie.
Y, como si fuera víctima del síndrome de Estocolmo Disney, a Tracey se le ha relacionado sentimentalmente con Demi Lovato, lo que no deja de ser una demostración más de que es más pánfilo que peligroso. A veces le gusta vivir peligrosamente, al límite, y llama a los Jonas Brothers «niñatos que hacen música prefabricada y que no son auténticos». Si pidió a sus seguidores que boicoteen los conciertos de los Jonas es porque ambos grupos comparten público, y, de paso, logró con esta polémica la cuadratura del círculo de la vergüenza ajena. Pero eso no es todo. El verdadero drama es que la tercera hermana Cyrus, Brandi –otro nombre ridículo–, también quiere ser cantante. La culpa, recuerden, es de los padres.


Sin alter ego patrio
Eduardo Cruz

Buscando un hermano que viva del cuento, el primero de la lista en España es él. Penélope y Mónica son actrices y él asegura que es cantante y compositor. La gran pregunta es: ¿Por qué diablos la música? De acuerdo, hay quien no sabe hacer nada, pero dejen a la música en paz.