Santamaría apela a la unidad en Cataluña para salir de la crisis

Asegura que «la ruptura no es la solución». Propugna una reforma «profunda» de las administraciones públicas

Santamaría clausuró ayer el XV Congreso Nacional de la Empresa Familiar
Santamaría clausuró ayer el XV Congreso Nacional de la Empresa Familiar

BARCELONA-La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, lanzó ayer un mensaje claro a los empresarios españoles en la clausura del Congreso Nacional de la Empresa Familiar: para salir de la crisis es imprescindible la unidad, tanto a nivel de país como en el ámbito europeo.

Este discurso unitario de la Ministra de la Presidencia se produjo ante el mismo auditorio que el día anterior el presidente de la Generalitat trató de ganarse mediante un parlamento en tono moderado y en castellano y que posteriormente compartió mesa y mantel con S.M. el Príncipe de Asturias. Y es que el sector empresarial está acaparando los mimos y atenciones de la cúpula política, no sólo por haberse convertido en uno de los pilares sobre los que todos ellos sustentan en gran medida una hipotética recuperación económica, sino también como recurso electoralista.

Sáenz de Santamaría insistió en que es imprescindible «la integración a nivel europeo e interno, afrontar las dificultades con una determinación común y evitar fisuras para reforzar la unión». En esta línea, la vicepresidenta del Gobierno recordó que «España ha sabido encarar grandes transformaciones económicas y políticas cuando hemos encontrado un estímulo común». En contraposición directa a la política segregacionista del Gobierno catalán, Sáenz de Santamaría destacó que «sólo de la estabilidad política se pueden afrontar reformas de largo recorrido». «Es el momento de la unidad y de relegar partidismos y conveniencias electorales pensando en el bien común. Hay que hallar puentes de encuentro, porque todos juntos podemos llegar más lejos que cada uno por su camino», destacó la vicepresidenta, quien definió esta vía como la única para recuperar confianza y estabilidad.

En el ámbito europeo, Sáenz de Santamaría señaló que «es una necesidad progresar en una unión de Europa. La situación ha puesto de manifiesto que hay fallos en la constitución de la UE, pero no pueden solventarse tomando caminos diferentes, sino mediante la integración. El euro necesita más que nunca a Europa».

La vicepresidenta del Gobierno aseguró que «la salida de la crisis saldrá de nuestra unión y fortaleza» y ha de producirse «en un escenario compartido con un horizonte común», «un mismo destino que es Europa». Sáenz de Santamaría advirtió de que «la ruptura nunca es una solución» y manifestó la disposición del Gobierno de «convocar a todos» para hablar de acuerdos. En esta línea, la vicepresidenta anunció que mañana «se aprobará un acuerdo con las medidas urgentes».

La vicepresidenta destacó la necesidad de impulsar una reforma «profunda» de las administraciones públicas que evite duplicidades, ahorre costes y mejore el servicio. Apuntó que sólo las empresas públicas de la Generalitat acumulan una deuda de 6.365 millones de euros. El propio Gobierno, recordó, ya ha empezado a aplicar reformas y medidas de contención del gasto mediante la rebaja del sueldo de los directivos o la supresión de consejeros en las empresas públicas.