El nordeste de Brasil arrasado por un temporal

Por lo menos, un millar de personas están desaparecidas

Centenares de casas quedaron sumergidas bajo las aguas en las regiones de Alagoas y Pernambuco
Centenares de casas quedaron sumergidas bajo las aguas en las regiones de Alagoas y Pernambuco

MADRID- El fuerte temporal de lluvias que azota Brasil desde la semana pasada ha dejado hasta el momento por lo menos 40 muertos, mil desaparecidos y más de 73 mil desplazados, según un informe difundido por las autoridades de Defensa Civil de ese país. Las precipitaciones han provocado la crecida de ríos, inundaciones y deslizamientos de tierra en los estados del nordeste del país. La situación más crítica se registra en la localidad de Alagoas, donde el desborde del río Mundaú ha ocasionado la muerte de 28 personas, mientras que otras 607 personas están desaparecidas, según el diario O Globo. En la región de Alagoas, la crecida de las aguas ha afectado a 22 municipios, en 15 de los cuales se ha decretado la situación de emergencia. Las autoridades estiman que el número de afectados por el temporal podría ascender a 177 mil personas.Por su parte, las autoridades del estado de Pernambuco confirmaron el fallecimiento de 12 personas. En esta zona del país las lluvias provocaron el desborde de la presa del Buen Consejo y del cauce de algunos ríos, lo que ha afectado seriamente a seis localidades. Las más afectadas son Palmares y Barreiros, donde cientos de casas quedaron sumergidas bajo las aguas y algunos habitantes tuvieron que ser rescatados con helicópteros.Tras una reunión del gabinete de crisis, el Gobierno brasileño ha informado que movilizará unos 120 millones de euros para ayudar a los miles de afectados. El presidente Luiz Inacio Lula da Silva anunció el envío de ayuda a las zonas afectadas que será distribuida por el Ejército en las regiones más aisladas del país. Por su parte, Defensa Civil anunció el envío de 12 mil canastas con víveres.En las últimas horas, las autoridades gubernamentales tratan de garantizar las condiciones para llevar medicinas y alimentos a la población. Informaron que aunque los niveles de los ríos están bajando, las posibilidadesde de lluvias continúan en la zona nordeste del país.