El TSJM obliga a dejar su cargo al rector de la Rey Juan Carlos

Estima que González-Trevijano no podía presentarse y ordena repetir las elecciones

Pedro González-Trevijano fue elegido rector de la universidad en octubre de 2009
Pedro González-Trevijano fue elegido rector de la universidad en octubre de 2009

MADRID- Fue elegido rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en octubre de 2009, pero ahora Pedro González-Trevijano podría verse obligado a abandonar el cargo y la Junta Electoral tendría que convocar unas nuevas elecciones sólo entre los otros dos candidatos que se habían presentado. Es decir, retroceder un año y ocho meses con un aspirante menos en las quinielas si se aplica la sentencia dictada el pasado 3 de junio por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). La Sala de lo Contencioso-Administrativo de este órgano ha resuelto que Pedro González-Trevijano no podía ser candidato a rector porque ya había estado dos mandatos anteriormente. Y es que Trevijano accedió al rectorado de la URJC en mayo de 2002, renovó su cargo en diciembre de 2005 y, en las últimas elecciones de 2009, volvió a presentarse y resultó, de nuevo, el más votado.
El asunto lo llevó a los tribunales uno de sus rivales en los últimos comicios, David Ríos, quien alegaba que Trevijano no podía volver a presentarse porque los estatutos sólo permitían un máximo de dos mandatos y él ya los había agotado. La defensa del rector electo alega que esta norma sólo se debe computar de cara a las elecciones de su penúltimo mandato (cuando fue elegido en 2005) porque los estatutos de la universidad fueron aprobados por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid por un decreto de febrero de 2003, es decir, ya iniciado el primer mandato, por lo que la norma no podría aplicarse con carácter retroactivo a su primera etapa.
Sin embargo, la sentencia recuerda que los estatutos de esta universidad recogen que el mandato del rector «tiene una duración de cuatro años» y que «únicamente podrá presentar de nuevo su candidatura a las elecciones a rector una sola vez consecutiva».
De este modo, la sección octava de esta Sala entiende que «es evidente que los estatutos ponen énfasis en la limitación de los mandatos del rector y la consecuencia lógica de esta previsión es la toma de consideración del mandato iniciado antes de la publicación de los estatutos, pero en desarrollo estando ya vigentes aquellos, para computarlo como mandato estatutario».
A través de un comunicado, la UJCR considera que la sentencia «atenta directamente contra la garantía institucional de la autonomía universitaria, reconocida en el artículo 27.10 de la Constitución como derecho fundamental» y, a pesar de que la sentencia es firme, recurrirán al Supremo.
Las reacciones a la sentencia del TSJM en el mundo universitario no se han hecho esperar. Fuentes jurídicas y docentes de la Rey Juan Carlos opinaban ayer que Trevijano «debería dimitir» lo antes posible y no «alargar más una situación que sólo perjudica» a la institución. Además, muchos recalcaban ayer el varapalo que habrá supuesto la sentencia al rector dado que González-Trevijano es, a su vez, miembro de la Junta Electoral Central.
Por su parte, el entorno de David Ríos –quien llevó el caso a los tribunales– señalaba la importancia de defender la «legalidad vigente» y que «una universidad que lleva el nombre de Su Majestad el Rey, no esté a la cola de la investigación y la docencia y sea una universidad pública seria y con prestigio».