La Junta vuelve a defender su modelo de diputaciones y se aleja de Rubalcaba

La propuesta de eliminar las diputaciones de Alfredo Pérez Rubalcaba sigue sin encontrar una buena acogida en el PSOE-A. Si el jueves fue el presidente de la de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, quien calificó este debate de «hueco» y «desenfocado», ayer hizo lo propio la consejera de Presidencia, Mar Moreno, que puso la Ley de Autonomía Local de Andalucía (Laula) como «un buen ejemplo» para un posible modelo sobre el futuro de las diputaciones provinciales.

La consejera de Agricultura, Clara Aguilera
La consejera de Agricultura, Clara Aguilera

Siguiendo la misma línea que otros miembros del Gabinete de Griñán, Moreno se desmarca de las posiciones defendidas por el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno e insiste en que Andalucía tiene «una inmensa fuente de apoyo e ideas», pero no suscribe las palabras de Rubalcaba, que hace unos días defendió su eliminación para ahorrar mil millones de euros.

En este sentido, afirmó que «en materia de diputaciones, no sólo tenemos opinión en Andalucía, sino una legislación de vanguardia, puesto que hemos sido la primera comunidad en hacer una Ley de Autonomía Local que da un papel a las diputaciones que es necesario, aunque desde luego, revisando el modelo actual, ya que hay que simplificar y especializar a las diputaciones».Se refería la consejera a una legislación que se convirtió en uno de los caballos de batalla de este Ejecutivo y que salió adelante con el rechazo del PP e IU. Ambas formaciones se opusieron a la Laula, al igual que la ejecutiva de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), que durante el proceso de creación de esta norma presentó una dura negociación. En especial, con el entonces consejero de Gobernación, Luis Pizarro. Así, el modelo que Moreno quiere ofrecer a Rubalcaba nació en solitario y en la actualidad cuenta con la desaprobación de los alcaldes de los 272 municipios en los que gobiernanel PP.

A las palabras de Moreno hay que sumar el anuncio que también ayer hizo el secretario de Política Municipal del PSOE-A, Juan Manuel Fernández, quien aseguró que esta federación llevará a la Conferencia Política de septiembre una propuesta «que refleje el nuevo papel que deben jugar estas instituciones». Se trata de un nuevo titubeo, pues pese a asegurar que en su formación están de acuerdo con Rubalcaba, mantiene que «hay que poner a las diputaciones en valor para que desempeñen un nuevo papel en pleno siglo XXI». En este sentido, recordó que han sido fundamentales para «potenciar la cohesión territorial, fijar la población y garantizar la redistribución de los recursos para que los servicios fundamentales lleguen a las poblaciones más pequeñas».

Con estas dos declaraciones se certifica el distanciamiento que existe entre el PSOE andaluz y las tesis propuestas desde Madrid. O lo que es lo mismo, Griñán y Rubalcaba han firmado ya un nuevo desencuentro. Así lo ven, al menos, desde las filas del PP-A.
Su vicesecretaria general, Patricia Navarro, piensa que ambos están llevando su «enfrentamiento político e interno» al terreno del modelo institucional que quieren para España, haciendo así referencia a la polémica sobre el futuro de las diputaciones.

Navarro consideró que las diferencias de opiniones entre Rubalcaba y Griñán en esta materia demuestran que no son capaces de ponerse de acuerdo en una cuestión tan básica e importante como es el futuro de las diputaciones, «lo cual es gravísimo porque lo que necesita la ciudadanía hoy es certidumbre y la garantía de que sus instituciones les amparan».

Asimismo, destacó que en el seno del PSOE andaluz hay «voces discordantes» a lo planteado por Griñán. «No sabemos si por hacer méritos con Rubalcaba y asegurarse un puesto en la lista o por no enterarse muy bien de qué va el asunto», dijo Navarro en relación a las palabras de Fernández. «Esto no es, ni más ni menos, que el escenario al que nos tienen acostumbrados en el PSOE-A, un partido cada día más dividido, sin un liderazgo claro ni unido, por lo que no se puede esperar unanimidad en sus planteamientos ni en sus propuestas, sino todo lo contrario», manifestó Navarro.

Críticas de UGT

Por su parte, UGT-A también mostró su desacuerdo con la supresión de las diputaciones. El jueves, su secretario general, Manuel Pastrana, calificó de «chalaura» esta propuesta y ayer, el sindicato, mediante una nota, la calificó de «voltereta de funambulista». Dijo que era «un pulso en el mercado de las ofertas preelectorales para ver quien dice la mayor barbaridad: si tú propones austeridad, parece decir Rubalcaba, yo doy un paso más». De esta manera, el sindicato apunta que la estructura de organización del Estado, de los servicios a los ciudadanos merecen un análisis «más serio, responsable y sereno» y que «las diputaciones no están ahí precisamente por gusto». Por ello, anunciaron que nunca estarán a favor de su eliminación y recordaron que su figura la recoge la Constitución, por lo se necesita de un referéndum.


Crisis del pepino: Los productores cobrarán las ayudas la semana que viene
La consejera de Agricultura, Clara Aguilera, anunció ayer en Salobreña (Granada) que la Administración autonómica comenzará a pagar la semana que viene las ayudas a los agricultores afectados por la denominada «Crisis del pepino». Unas subvenciones de 58,5 millones de euros para la Costa de Granada y las provincias de Almería y Málaga, que son el 100% de las pérdidas justificadas por el sector.