Arenas: «Lo próximo sacrificado será la Ley de Dependencia»

Antonio Sanz y Javier Arenas (dcha), conversan con la portavoz del PP-A, Rosario Soto, ayer en la reunión de la Junta Directiva Regional en Sevilla
Antonio Sanz y Javier Arenas (dcha), conversan con la portavoz del PP-A, Rosario Soto, ayer en la reunión de la Junta Directiva Regional en Sevilla

SEVILLA- El Gobierno central aún no ha dejado del todo claro en qué áreas va a ahorrar los 15.000 millones de euros comprometidos en dos años para cumplir con el plan de estabilidad presupuestaria al que le obliga la Unión Europea. La única pista la dio ayer la vicepresidenta económica, Elena Salgado, asegurando que «el ajuste se hará fundamentalmente por la vía del gasto» y que pedirá corresponsabilidad a las comunidades autónomas que, por otra parte, ya están anunciando medidas de contención. El Ejecutivo andaluz ha avanzado que congelará las cuentas públicas en 2011 y 2012 y se ha comprometido a presentar un plan de reordenación de la Administración antes del 22 de junio. El presidente del PP-A sí se huele por dónde se va a meter la tijera. Javier Arenas aseguró en la reunión de la Junta Directiva Regional del partido que «no hay que ser muy listo para saber que lo próximo que va a ser sacrificado es la Ley de Dependencia».Los motivos no los explicó y tampoco hubo posibilidad de instarle a hacerlo porque el acto no contó con turno abierto de preguntas para los medios de comunicación. Lo que sostiene el dirigente popular es que los gobiernos central y autonómico tienen una «agenda B» que va a aflorar en breve. La misma que, en su opinión, se puso sobre la mesa entre 1993 y 1994, con recortes en las prestaciones por desempleo y que desembocaron en una huelga general. 24 horas antes de las declaraciones del dirigentes popular, la consejera de Igualdad, Micaela Navarro, dijo, sin embargo, que el dinero para Dependencia es una «inversión», no un «gasto». Fuentes de su departamento defienden, además, que el presupuesto de la Consejería ha crecido un 16,51% en este ejercicio y que el dinero para Dependencia es, con 791 millones, casi un 50 por ciento más que lo inicialmente previsto en 2009.

EndeudamientoPor otra parte, Arenas trató de desmontar el argumento del bajo endeudamiento andaluz que la Junta ha aparejado a la anunciada congelación presupuestaria. Según el Ejecutivo, atendiendo a los datos del Banco de España relativos al cuarto trimestre de 2009, el endeudamiento por habitante de la comunidad es de 1.185 euros, inferior en un 36 por ciento a la media de las comunidades (que alcanza 1.851 euros), y menos de la mitad del endeudamiento per cápita de la Comunidad Valenciana o Cataluña. El dirigente popular miró la realidad desde otro prisma. Antendiendo a los datos que esgrimió, a finales de año la deuda andaluza rozará los 20.000 millones de euros. Asimismo, el débito del Estado se habría duplicado en cinco años, mientras que en la región se triplica en tres años. «Ésa es la ruina para el futuro de Andalucía y como tratan de solucionarlo es subiendo los impuestos», abundó.Asimismo, Arenas propuso hacer una auditoría en todas las comunidades para calibrar el coste-beneficio de las oficinas en el exterior.

«Avanzar en andalucismo»La hoja de ruta del PP-A pasa por «crecer hacia el centro y hacia el andalucismo», según expuso Javier Arenas. Lo de ajustarse al centro-centro lo ha repetido el dirigente popular continuamente. De hecho, fue una de las consignas tras el análisis de los resultados de las pasadas elecciones autonómicas. La apuesta por el andalucismo no es nueva, aunque sí se prevé un nuevo impulso, ya que PP y PSOE vienen librando desde la última legislatura un pulso por captar la bolsa de votos que liberó el batacazo electoral del PA. Este fin de semana, de hecho, el Partido Popular impulsará el Foro Nuevo Andalucismo, presidido por el histórico del PA Antonio Moreno.