Los autónomos ultiman con Pimentel su denuncia contra la ley de la Junta

El principal argumento que esgrime el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, para alargar la legislatura hasta mayo es la gran cantidad de leyes –un total de 14– que están tramitándose en el Parlamento andaluz. Una de ellas es la Ley del Trabajo Autónomo, aunque su demora no se debe precisamente al diálogo que está manteniendo el Ejecutivo con las organizaciones que representan al sector

 
 

Por ello, el vicepresidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Andalucía (ATA), Rafael Amor, anuncia en declaraciones a LA RAZÓN que su organización acudirá a los tribunales si la norma «se aprueba tal y como está».

Amor sostiene que el proyecto de ley es una «mera declaración de intenciones» y critica que, durante el proceso legislativo, no se han convocado las comisiones técnicas ni se han redactado las pertinentes actas. Además, no se han convocado reuniones con las asociaciones para consensuar el texto. ATA ya se ha puesto en contacto con el ex ministro de Trabajo Manuel Pimentel, que también fue el mediador en el conflicto que mantuvieron los controladores aéreos con Aena, para que defienda al sector si finalmente el Gobierno andaluz aprueba la norma.

El caballo de batalla de ATA es el cumplimiento del nuevo Estatuto del Trabajo Autónomo. A su juicio, los responsables de Empleo de la Junta «no se han leído el Estatuto», que marca la elaboración de planes y organismos a nivel regional. Uno de ellos es un plan estratégico, que Andalucía tiene previsto elaborar en un año. Amor considera este plazo «excesivo» e insta a redactarlo «en un mes, ya que la crisis está asfixiando a muchos profesionales».

Cierre de empresas
«Si hay que trabajar los fines de semana para hacer este plan, se trabaja, lo que no es normal es que, por ejemplo, uno de cada cuatro autónomos esté cerrando sus empresa a causa de los impagos de las administraciones, que llegan a ser millonarios», denuncia. De otro lado, la Junta ni se plantea aún la creación de un consejo regional de autónomos, tal y como marca el Estatuto.
ATA tiene una opinión muy concreta sobre el debate abierto en torno a la fecha de las autonómicas. «Nosotros queremos un adelanto de las elecciones y que coincidan con las generales», defiende Amor, puesto que «la situación que vive el sector en Andalucía y en el resto de España es extrema». Por ello, cualquier demora en la convocatoria «sería un paso atrás».

Desde mayo de 2008, la organización ha enviado cinco cartas al presidente de la Junta –Manuel Chaves entonces y desde 2009 José Antonio Griñán– pidiéndole una reunión para consensuar los contenidos de la ley y otras reivindicaciones del sector, como un aumento de las partidas para prevención de riesgos laborales. Hasta el momento no han obtenido respuesta, lo que demuestra el «nulo talante negociador de Griñán», subraya Amor. Por ello, utilizar el argumento de la aprobación de la ley le parece una «mentira» porque se trata de una norma «hecha sin consenso».


Un compromiso que quedó en papel mojado

El pasado 2 de febrero, la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, y el portavoz parlamentario de la formación, Mario Jiménez, se reunieron con las asociaciones ATA y UPTA para crear un calendario de trabajo de cara a la elaboración de la Ley del Trabajo Autónomo. Desde entonces, estos colectivos no volvieron a ser convocados y el texto siguió su curso habitual. ATA cree que se produjeron «presiones» para evitar el consenso con las asociaciones que representan al sector.