Zoido denuncia a Monteseirín y Torrijos por la gestión en la Fundación DeSevilla

López Adán, Jon Ander Sánchez, Carlos Vázquez, José Antonio Salido, Marchena, Mir, Domingo Enrique Castaño y Fdez. Serra, entre los patronos denunciados junto a Monteseirín y Torrijos
López Adán, Jon Ander Sánchez, Carlos Vázquez, José Antonio Salido, Marchena, Mir, Domingo Enrique Castaño y Fdez. Serra, entre los patronos denunciados junto a Monteseirín y Torrijos

SEVILLA- No era un farol, cuando los actuales dirigentes hablaron de llegar hasta el final en la búsqueda de responsabilidades y de «luz y taquígrafos». Los actuales patronos de la Fundación DeSevilla han presentado una denuncia ante el juez decano, con fecha 12 de noviembre, por «graves irregularidades» de los anteriores gestores.

El Patronato, en sesión del 20 de octubre de 2011, acordó llevar los hechos, con una extensa documentación, a los tribunales para denunciar a los responsables de la situación económica de la entidad, al considerar que su gestión «pudiera ser constitutiva de delito». En concreto, se habla de delitos societarios en sus vertientes de falsedad en las cuentas anuales y administración desleal, así como apropiación indebida contra la Hacienda Pública, malversación de caudales públicos y fraude.
Los denunciados son los anteriores órganos de Gobierno de la Fundación. Desde Monteseirín a Torrijos, pasando por el ex gerente Miguel López Adán; los ex concejales Juan Ramón Martínez Troncoso, Alfonso Mir del Castillo, Jon Ander Sánchez, Emilio Carrillo y Carlos Vázquez; Guillermo Gutiérrez, en representación de Tussam, y su sucesor Juan Ramón Troncoso; Manuel Marchena, hombre de la máxima confianza del entonces alcalde, al igual que los también denunciados Domingo Enrique Castaño o Manuel Copete; y otros patronos como los sindicalistas Juan Antonio Gilabert y Rafael Fernández Serra. También se cita a Francisco Sánchez Legrán, Gonzalo Rivas, el asesor de IU José Antonio Salido, el ex gerente de Emvisesa Juan Carlos de León y David Pineda, como representante de Sevilla Global. El escrito señala a los dirigentes entre 2007 y 2011 y en el mismo se explica que la fundación fue creada por PSOE e IU, dependiendo de esta última y colocando como gerente a Miguel López Adán en un puesto que hasta entonces desempeñaba Domingo Enrique Castaño. López Adán acapara las ayudas de cooperación internacional, que dependían de la delegación de Torrijos, así como programas como «Yo sí puedo» o «La Colmenita», «no exentos de irregularidades», según la actual Corporación.

La denuncia, a la que tuvo acceso LA RAZÓN de Sevilla, cita, entre otros, un proyecto en Cuba, entre el 28 de abril y el 5 de mayo de 2008, cuyas diligencias previas recaen en el juzgado de Instrucción 10. La fundación alerta de que tras las ayudas había «un fraudulento envío de suministro al régimen castrista y a plataformas comunistas de Nicaragua y Colombia, y no para ayudas a cooperación ni humanitaria, fin primordial» de partidas de hasta 900.000 euros. En alguna de las presuntas irregularidades, se cuestiona incluso si Torrijos otorgó una subvención a una organización terrorista. En lo que a contratación de personal se refiere, el escrito señala que «mientras se dejaba de pagar las indemnizaciones a trabajadores despedidos, la nómina de empleados militantes de IU crecía de forma desmesurada». Asimismo, se cuestiona un ERE desarrollado antes de las elecciones, con la cuñada del ex edil Carlos Vázquez en el comité de empresa. «A estos casos se podrían sumar otros muchos que, junto a la nefasta gestión de la fundación, plagada de negligencias e irregularidades, han llevado a la misma a una situación económica calamitosa e insostenible que ha terminado con su obligada liquidación», asegura el documento.

Este periódico contactó con los principales acusados por parte de la actual Corporación. «Hablad con Torrijos», indicó el ex alcalde Monteseirín. Fuentes cercanas al ex primer teniente de alcalde rehusaron hacer declaraciones «en principio». Por su parte, Juan Ramón Troncoso aseguró que entró en la fundación «al final del mandato» y apenas asistió «a una reunión que por ser de puro trámite debió durar pocos minutos». El portavoz municipal del PP, Juan Bueno, señaló que «lo que ha ocurrido no puede salir gratis a sus responsables».