Atlético de Madrid

Goles sin nada al fondo (2-0)

El Atlético derrota al Getafe pero el juego no respalda sus dos tantos

Los jugadores del Atlético de Madrid Juan Valera y Tomas Ujfalusi celebran un gol de su equipo frente al Getafe
Los jugadores del Atlético de Madrid Juan Valera y Tomas Ujfalusi celebran un gol de su equipo frente al Getafe

El Calderón recibió con pitos a Forlán. Ha descubierto que no lo necesita. O al menos, que el Atlético puede ganar partidos sin él. Y sin Agüero. Hay vida sin ellos. Otra cosa es que haya fútbol. Cuando el uruguayo salió del banquillo el equipo ya ganaba por 1-0. Sin convicción, pero ganaba. Sólo arrastrado por las paradas de De Gea ante las ocasiones del Getafe y por el gol de Simao. Por la suerte, en el fondo, porque el tanto del portugués llegó en un disparo de falta que pegó en el poste y terminó en la red tras rebotar en la espalda de Codina.

El Atlético no tenía demasiado que ofrecer, pero la ventaja en el marcador le permitió mirarse en el espejo, repasar la historia y refugiarse en el contraataque. En las arrancadas de Diego Costa y de Reyes, ayer más cerca del área. Echaba de menos al «Kun». Y Forlán echaba de menos el césped. Apareció en la segunda mitad. Con ansia y con el estadio en contra, que le hace pagar que reconozca la realidad y que asuma que algún día puede irse si al Atlético y a él les interesa.

Tenía prisa el uruguayo por demostrar que es imprescincible, pero sus disparos no acertaban con la portería. Fue Diego Costa el que marcó el segundo después de una jugada digna de otro partido. Un pase en profundidad de Reyes al que corrió Valera como si le fuera la vida en ello. Levantó la cabeza para ver la llegada del brasileño, que la mandó sin dudas a la red.
Forlán pierde terreno en el corazón de los rojiblancos. Y lo gana Diego Costa, que se muestra cada vez que aparece como una alternativa capaz de rellenar las ausencias de Agüero y Forlán.

La suerte del Atlético, que tuvo puntería cuando la necesitaba, es que el Getafe no respondía. Era un equipo demasiado blando al que Míchel quiso remover en la segunda mitad por los laterales. Le sobraban Mané y Miguel Torres para que la pelota circulara mejor. «Molestias musculares», dijo Míchel después que habían tenido la culpa de los cambios. Rafa y Víctor Vázquez no tienen la capacidad de llegar por las bandas que demuestra especialmente el lateral zurdo.

La pelota se movía con criterio, aunque se atascaba cuando cruzaba el centro del campo. Allí era donde le esperaban los rojiblancos, con ganas de correr. Para eso sólo hace falta estar bien preparado físicamente. Para jugar, hacen falta unas cualidades que no demostró el equipo rojiblanco. Tampoco tenía oportunidad Quique de dar la vuelta a la alineación desde el banquillo. Sólo tenía a Forlán. Pero no se tenían fe ninguno de los dos. Ni el uruguayo ni el entrenador.

Pero el técnico rojiblanco ha conseguido al menos que el equipo no se descomponga cuando no tiene al «7» ni al «10». Es cuestión de saber que hay algo más que ellos dos. Jugadores como Reyes. O como Filipe Luis, que ha hecho crecer al grupo desde la banda izquierda. Antes, el equipo se rompía con los cuatro de arriba y el resto. Ahora, Simao ha encontrado un socio con el que puede entenderse por la banda.

«Me he sentido relativamente cómodo en el campo», reconoció Quique después del encuentro. Debió de ser el único. Además, disimuló muy bien con gritos permanentes desde el banquillo. Al Atlético, al menos, le queda el consuelo de saber que hay un equipo detrás de Forlán y Agüero. Y los tres puntos.


Arteche, en el recuerdo
El asiento habitual de Juan Carlos Arteche no estaba vacío ayer. Cuatro aficionados se encargaron de depositar un ramo de flores para recordar a uno de los hombres que construyeron la imagen del club. Un homenaje espontáneo como la pancarta que llenaba el fondo sur. «Aplasta Arteche», el grito de guerra del Calderón en los años 80. El club no podía olvidarse tampoco de uno de sus símbolos. Una gran fotografía de sus tiempos de futbolista rojiblanco presidía el marcador. Y antes de comenzar, con los dos equipos alineados alrededor del círculo central, se guardó un minuto de silencio con música de fondo. «Dijimos que queríamos dedicar la victoria a la viuda y las hijas de Arteche y pudimos hacerlo, además con un espíritu muy parecido a lo que representaba Arteche», aseguró después del partido Quique, el preparador rojiblanco.


- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: De Gea; Valera, Perea, Ujfalusi, Filipe Luis; Fran Mérida (Forlán, m. 65), Assuncao (Mario Suárez, m. 88), Tiago, Simao; Reyes (Raúl García, m. 84) y Diego Costa.
0 - Getafe: Codina; Miguel Torres (Rafa, m. 46), Cata Díaz, Marcano, Mané (Casquero, m. 46); Boateng (Gavilán, m. 61); Pedro Ríos, Víctor Sánchez, Parejo, Manu; y Colunga.
Goles: 1-0, m. 37: Simao, de falta directa. 2-0, m. 72: Diego Costa culmina una buena jugada entre Valera y Reyes.
Árbitro: Delgado Ferreiro (C. Vasco). Amonestó a los locales Perea (m. 40) y Valera (m. 58) y a los visitantes Ríos (m. 20), Boateng (m. 35), Miguel Torres (m. 36) y Cata Díaz (m. 53).
Incidencias: partido correspondiente a la séptima jornada de Liga en Primera División disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 54.000 espectadores. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de Juan Carlos Arteche, ex jugador rojiblanco, que falleció el pasado miércoles a los 53 años a causa de una grave enfermedad.