La confianza empresarial sube en Alemania en febrero hasta cifra récord

La confianza empresarial subió en febrero en Alemania por noveno mes consecutivo hasta una cifra récord, desde que se comenzó a registrar este índice en el país unificado en 1991, por las exportaciones.

El Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo) informó hoy de que el índice de confianza empresarial en el conjunto de Alemania subió sorprendentemente en febrero hasta 111,2 puntos, frente a los 110,3 puntos de enero. "Más empresas han informado de una mejor situación empresarial que el mes anterior, dijo el Ifo. Además, las perspectivas empresariales para el próximo semestre continúan siendo optimistas

El Ifo considera que "la recuperación de la economía alemana es robusta". El índice de confianza empresarial Ifo, que es un importante indicador de la salud de la economía germana, se basa en las respuestas que dan unas 7.000 empresas de los sectores manufacturero, de la construcción, de ventas mayoristas y minoristas en una encuesta mensual.

El economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer, dijo que la confianza empresarial en Alemania ha alcanzado el nivel más alto desde diciembre de 1969 ya que los empresarios hicieron una valoración mucho mejor de sus condiciones actuales y las expectativas para los próximos seis meses se mantuvieron a un nivel muy alto. El dato de 1969 no contemplaba entonces los Estados de la antigua República Democrática Alemania (RDA). La política monetaria del BCE, que es demasiado expansiva para Alemania, impulsa el crecimiento, según Krämer. La tasa rectora del BCE se sitúa actualmente en el 1 %.

El analista del banco UniCredit Alexander Koch consideró que "la confianza empresarial alemana mantiene el vuelo alto. Sobre todo el ambiente en la industria sigue en una altitud alta ". En el sector manufacturero alemán mejoró la confianza empresarial respecto al mes anterior. Las empresas exportadoras de nuevo anticiparon impulsos más fuertes de las actividades en el extranjero y prevén incrementar sus empleados.

Los principales impulsos para las exportaciones alemanas proceden de las economías emergentes y de EEUU, cuya economía se recupera de forma sostenida. En el sector de ventas minoristas, la confianza se ha enfriado un poco por la insatisfacción respecto a la situación actual pero en el sector de ventas mayoristas ha subido notablemente.
La confianza empresarial mejoró también en el sector de la construcción.