«No hay razón para discriminar la prescripción por marca»

A vuela plumaEl pasado día 1 entró en vigor el nuevo Real Decreto Ley 9-2011 de medidas para la mejora de la calidad y la cohesión del sistema nacional de salud. Un decreto que, según la industria farmacéutica, ha creado una gran confusión tanto en pacientes, como en médicos y farmacéuticos.

«No hay razón para discriminar la prescripción por marca»
«No hay razón para discriminar la prescripción por marca»

 ¿Por qué dicen ustedes que este decreto ley ha creado confusión?
-Estos días he hecho un seguimiento de los medios de comunicación y en muchos aparece como obligatoria la prescripción por principio activo y esto lo asocian con los genéricos. Y eso no es así. Creo que hay unos aspectos básicos que deberían trasladarse al ciudadano con mayor precisión.
-¿Cuáles?
-Primero que la ley no obliga a la prescripción por principio activo, la ley establece eso como norma general; segundo que, entendiendo que es una norma general, la prescripción por principio activo puede generar posteriormente que se dispense la marca o el genérico, en función de lo que el farmacéutico crea más adecuado; y tercero y último, el médico tiene la capacidad, porque así lo establece la propia ley, de prescribir por marca cuando lo considere necesario, con la tranquilidad de que contribuye a la sostenibilidad de las cuentas públicas porque la marca y el genérico están al mismo precio. Y por lo tanto, no hay razón para discriminar uno frente al otro.
-¿Esto ha hecho que la industria farmacéutica haya bajado los precios?
 -Claro. Nosotros no estamos en contra de lo que es el espíritu de ahorro que tiene este decreto y entendemos que en una situación como la actual es necesario ahorrar en este ámbito. Lo que estamos en contra es de la discriminación que la norma establece entre la prescripción por principio activo y la prescripción por marca, a lo que da carácter de excepcionalidad, cuando el ahorro es el mismo. Nos parece inapropiada e innecesaria.
-¿Y por qué tanto lío?
-Eso nos preguntamos nosotros. Si el único objetivo de este Real Decreto es el ahorro y los medicamentos están al mismo precio, ¿por qué hay que trasladar confusión al ciudadano, al farmacéutico y al médico? Es absurdo.
-Entonces, ¿qué debe hacer el enfermo cuando llegue a la farmacia?
-Hay que decir a los ciudadanos que pueden solicitar a sus farmacéuticos la marca que siempre han tomado. Hay muchos aspectos donde la identificación de la marca es muy importante. El paciente tiene derecho a que su tratamiento y no se lo cambien cada mes. Imagínese el jaleo que le monta a un anciano polimedicado si cada mes se le cambia el medicamento, la cajita y el color de las pastillas… lo vuelve loco. Habría que hacer una evaluación sanitaria muy importante de lo que conllevan las modificaciones periódicas de envases, formatos, colores y demás.
-¿Han sondeado su opinión con las sociedades médicas?
-Por supuesto. Puedo decirle que todos son muy críticos con respecto a esta norma general de prescripción por principio activo y la confusión que se está generando.