Pugna por ser la «Pamplona Chica»

El cuarto encierro de las fiestas patronales de San Sebastián de los Reyes ha terminado esta mañana con un herido por un "puntazo"de asta de toro y quince contusionados leves, los cuales ya han sido dados de alta, según ha informado el concejal de Protección Civil Jorge Calderón.

.
.

San Sebastián de los Reyes podría no ser la «Pamplona Chica». Al menos así lo reivindicó ayer el alcalde de Navalcarnero, Baltasar Santos, que reclamó para su localidad el comparativo con la ciudad que tiene los encierros más famosos. Santos aseguró que los cinco siglos de historia de los festejos taurinos del municipio lo convierten, junto a Cuéllar en Segovia, en el que tiene más antigua tradición taurina y, por ello, se merecen más el apodo que Sanse. Ajenos a la polémica, en la conocida como «Pamplona Chica», el cuarto encierro de las fiestas se saldó con un herido por asta.

En la segunda carrera más concurrida, con 3.300 corredores y 16.000 espectadores, hubo también otros quince heridos por contusiones y caídas diversas. La manada fue la más veloz hasta ahora, ya que los toros de la ganadería de Victoriano del Río completaron el recorrido en tan sólo un minuto y 52 segundos. Este tiempo también se dio gracias a los pastores «que lograron introducir a la reses en los chiqueros en muy poco tiempo tras su llegada a la plaza», explicó el director de encierros Emilio Esteban. Durante el recorrido, un vecino de San Sebastián de los Reyes sufrió una herida leve tras recibir un puntazo de uno de los astados en el glúteo izquierdo en la zona de la calle Real Vieja con Postas. El joven fue atendido por voluntarios de Protección Civil y curado en la enfermería de la plaza por el equipo quirúrgico del doctor Gálvez, que suturó la pequeña herida y le dio el alta en el momento. Se trata del segundo herido por asta de toro en los encierros de este año. El pasado sábado otro corredor, procedente de Ávila, fue corneado también en un glúteo. En este caso, el herido recibió treinta puntos de sutura y, posteriormente, fue llevado al hospital Infanta Sofía, donde permaneció en observación hasta que fue dado de alta.