Izquierda populista por Agustín DE GRADO

Izquierda populista
Izquierda populista

Hace diez años, 11 de los 15 países que entonces formaban la UE eran gobernados por la socialdemocracia. Hoy, sólo 6 de los 27: España, Portugal, Grecia, Austria, Eslovenia y Chipre. Tres años de crisis provocada por la avaricia financiera, paro desbocado y deterioro del bienestar por el neoliberalismo depredador no han supuesto ningún rédito para la socialdemocracia. Al contrario. Los votantes huyen de ella. Hacia la derecha conservadora-liberal mayoritariamente. También hacia partidos nuevos que encaran tabúes de la izquierda, como la inmigración descontrolada, verdadera preocupación en los barrios modestos.


Encrucijada difícil para la socialdemocracia: no puede endilgar la crisis generada por el capitalismo a la derecha y el electorado izquierdista ya no la cree por su complicidad con las políticas liberales. Y preocupante futuro para la estabilidad de las sociedades democráticas si, como confirma la elección de Ed Miliband al frente del laborismo británico o la de Tomás Gómez en Madrid, la socialdemocracia, en vez de aprovechar la crisis para avanzar en su renovación ideológica, opta por rivalizar con la izquierda radical en un discurso de confrontación social como reclamo electoral: los ricos y los empresarios son los malos; los obreros y los sindicatos, los buenos. Populismo que nos devuelve al pasado. Otra vez a la lucha de clases. Soliviantará la convivencia y el debate político, pero no contribuirá a buscar soluciones que nos devuelvan a la senda de la prosperidad. Que nunca pasarán por más Estado, menos mercado y el endeudamiento de nuestros hijos.