Cada ciudadano pagará13 euros de media al año con la tasa por receta

BARCELONA- A partir del sábado, casi todos los fármacos recetados por el médico de cabecera costarán un euro más caros. Sólo quedarán exentos de la tasa por receta los medicamentos de precio inferior a 1,67 euros. La conselleria de Salud, que presentó ayer la implantación del nuevo gravamen, estima que cada catalán pagará de media 13 euros más al año. En cualquier caso, el máximo que se deberá abonar anualmente asciende a 61 euros ( 36 euros este año). Tres son los supuestos en los que no se exigirá el pago: los beneficiarios de la RMI (programa de la renda mínima de inserción), los que perciben la pensión no contributiva y los que reciben una pensión del Fondo de Asistencia Social.

Así, cuando el farmacéutico dispense el medicamento –por lo general, cada receta es para un fármaco y en casos excepcionales para dos o cuatro–, y vaya a cobrarlo, consultará on line si el usuario debe pagar o no la tasa. En la pantalla del ordenador aparecerá si el usuario está exento y, de no estarlo, qué cantidad se ha abonado hasta la fecha en concepto de tasa farmacéutica.

Pruebas superadas
El sistema informático se sirve del ya existente, que conecta a las oficinas de farmacia y permite la dispensación con recetas electrónicas. Según el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, Jordi de Dalmases, «se han realizado pruebas de estrés en dicha red y se han superado». El objetivo era comprobar que el programa informático admitía su actualización y la introducción de más información. Con todo, el conseller de Salud, Boi Ruiz, asumió que pueden darse «ciertas disfunciones al principio», por lo que una comisión velará porque no se cree problemas o perjuicios al ciudadano.

«La tasa debe verse desde el principio de solidaridad», declaró Ruiz y añadió «si no se paga se genera un perjuicio a toda la sociedad». De hecho, en caso de que el paciente se niegue a pagarlo, el profesional entregará el medicamento pero deberá reportar la incidencia la Servicio Catalán de la Salud. Éste, a su vez, iniciará el procedimiento administrativo correspondiente al impago de tributos en caso de no se justifique la negativa a pagar el euro por receta. Dalmases quiso destacar que «los farmacéuticos nos somos recaudadores de impuestos. El trabajo de los farmacéuticos es un trabajo sanitario. Si existe algún problema con un ciudadano que no quiera pagar este impuesto, el problema lo tiene con la Administración, no con el farmacéutico».
Ruiz, recalcó en que la nueva tasa «no será nunca una barrera de acceso a la medicación». «A todo aquel que no pueda pagar que no se preocupe porque el euro por receta no será ninguna barrera», reiteró.

Actualización mensual
De momento, Salud tiene contabilizadas 127.000 personas no sujetas al tributo. En principio, cada mes, la conselleria de Salud actualizará los datos que el departamento de Bienestar y Familia aporta para determinar quién no debe pagar la tasa porque económicamente no puede.
Ruiz tampoco obvió la oportunidad de recordar que la medida tiene un fin disuasorio, más que recaudatorio, aunque Salud espera ingresar unos 50 millones de euros al año. «No es de nuestro agrado pero necesitamos mejorar el gasto y los ingresos», señaló Ruiz. El director del Servicio Catalán de la Salud, Josep Maria Padrosa, recordó que el año pasado se dispensaron 115 millones de recetas a su cargo, unas 20 por habitante, lo que supuso un gasto de 1.692 millones de euros. Si a esta cantidad se le suma en gasto en farmacia hospitalaria por cada paciente, «uno de cuatro euros del presupuesto sanitario se gasta farmacia», apuntó Padrosa. Con todo, se prevé que el 12 por ciento de la población, unas 800.000 personas, alcancen el máximo de 61 euros al año.