El Papa un visitante más que rentable

El viaje de Benedicto XVI a Galicia dejará un beneficio de unos 17 millones de euros. En Barcelona, alrededor de 30

Detalle del cartel colgado en una de las torres de la fachada del Nacimiento de la Sagrada Familia en el que se da la bienvenida al Papa en varios idiomas
Detalle del cartel colgado en una de las torres de la fachada del Nacimiento de la Sagrada Familia en el que se da la bienvenida al Papa en varios idiomas

MADRID- Nadie duda de los beneficios espirituales del viaje del Papa, pero esta visita además reportará unos beneficios más palpables para los mortales. Se trata de los ingresos económicos que dejará la visita del Pontífice en las dos ciudades que visitará entre el 6 y el 7 de noviembre.

La portavoz de turismo del Grupo Popular, Natalia Barrios, ha cifrado en 17 millones de euros el impacto de la visita del Papa en Galicia. La cifra se repartirá así: entre 4,7 y 6,4 millones de euros de forma directa y 10,7 millones indirectos. La Xunta sólo invertirá 3 millones de euros. Parece claro que se recupera con creces la inversión. El nivel de reservas de los hoteles está en Santiago por encima del 85% pero al quedar una semana los empresarios esperan que la cifra aumente con reservas de última hora. Los primeros hoteles en cubrir todas sus plazas han sido los de 3 y 4 estrellas, a pesar de ser más caros de lo habitual en fechas similares. Los empresarios hoteleros calculan que no quedará ninguna plaza libre en la ciudad ni en los alrededores. Santiago dispone de una planta hotelera de 9.000 plazas y otras 20.000 de otro tipo como apartamentos turísticos o cámpings. Por poner un ejemplo, el emblemático Parador de los Reyes Católicos –ubicado en la plaza del Obradoiro– colgó el cartel de «no hay plazas» en el mes de marzo.

Mientras, en Barcelona, el ayuntamiento ha anunciado que la visita del Santo Padre aportará unos 30 millones de euros a la ciudad. Las estimaciones apuntan que un total de 400.000 personas estarán en la Ciudad Condal para recibir al Pontífice.

Alrededor de 25,2 millones se generarán por el alojamiento, comidas, compras y transporte de los fieles, y se prevé que la media de pernoctación hotelera de las 45.000 personas que acudan de fuera de Barcelona será de un día y medio. Los 4,6 millones restantes derivarán de la proyección de la imagen de Barcelona en el mundo, calculando que la señal televisiva tenga un impacto sobre el 18% de la población mundial


Impacto a largo plazo
Desde la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR), José Luis Guerra, adjunto a la presidencia, ha explicado a este periódico la importancia de un evento como éste. Por una parte, los hosteleros valoran la visita propiamente dicha y el alza del consumo que se experimentará durante esos dos días. «Habrá más viajes, más comidas en restaurantes y bares». Es un efecto muy positivo, aunque de corta duración. Se acaba la visita, se acaba el consumo. Sin embargo, en este tipo de eventos hay un impacto más prolongado en el tiempo y a la vez muy beneficioso.

Gracias a la visita, estas dos ciudades realizarán una enorme promoción como destino turístico, pues estarán en los medios de comunicación de todo el mundo durante dos intensos días. Además, reforzarán su posición como referente del turismo religioso, en especial Santiago de Compostela, que promocionará a la vez el Camino de Santiago y el turismo de ciudad o monumental.

El responsable de la FEHR asegura que en los siguientes fines de semana y meses se podrá percibir un aumento del turismo en las dos ciudades gracias al impacto mediático de la visita. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT) unos 330 millones de fieles de diferentes confesiones viajan cada año por motivos religiosos a lugares santos. Además, este movimiento genera unos ingresos que cifran en 13.000 millones de euros. Cristianos, judíos, hindús, budistas y musulmanes tienen repartidos por el mundo varios lugares de peregrinación. En el caso de los católicos, en España se encuentra Santiago, que es la tercera ciudad de la cristiandad, pero hay otros lugares como Lourdes (Francia) o Fátima (Portugal), además de El Vaticano, en Italia.

Una de las bondades del turismo religioso es que ayuda a desestacionalizar la industria. Este año, muchos hoteles de Santiago y de los alrededores prolongarán la temporada alta un poco más. Normalmente, habría acabado tras el puente del Pilar, pero gracias a la visita lo ampliarán casi un mes.

En Barcelona, la portavoz del Gobierno municipal, Assumpta Escarp, ha destacado la importancia de este evento por «la oportunidad de generación de ingresos y promoción de la ciudad en muchos espacios del mundo», y espera que los barceloneses le expresen su bienvenida.

El Ayuntamiento ha estimado que invertirá 730.000 euros entre el vallado del recorrido del Papa, los mensajes de bienvenida, lavabos portátiles y atención a emergencias sociales.


Millón y medio de fieles fueron a Valencia
La visita de Benedicto XVI a Valencia atrajo a más de un millón y medio de personas. Ante la llegada masiva no sólo de turistas, sino de cardenales, arzobispos, obispos... la organización del evento reservó más de 8.000 habitaciones de hoteles en la Comunidad Valenciana, Teruel, Cuenca, Albacete y Murcia y más de un millar en los colegios mayores y otros alojamientos cercanos a la ciudad. También las escuelas prepararon sus instalaciones para acoger a los «peregrinos», mientras que las casas de retiros espirituales, que podían albergar a unos 1.200 peregrinos, estaban completas.
El valor de las apariciones del acto del Santo Padre en Valencia en las televisiones extranjeras se cifra en 223 millones de euros, mientras que su repercusión en España equivale a 55 millones de euros. En total, siguieron el evento más de 300 millones de espectadores de todo el mundo.