Dar la espalda al medio ambiente no ayuda a salir de la crisis

La atención al medio ambiente no se puede postergar. Lo deja claro el último informe sobre Vulnerabilidad Climática que hizo público ayer el organismo independiente DARA y que refleja los elevados costes que se producen por no luchar contra la economía de uso intensivo del carbono.

La Fundación BBVA muestra su apoyo al desarrollo natural a través de su sexta edición de los premios de Conservación de la Biodiversidad

Por este motivo, la Fundación BBVA impulsa por sexto año consecutivo sus premios de Conservación de la Biodiversidad, uno de los más prestigiosos a escala internacional.

"Trabajamos por un futuro mejor para las personas y ese futuro no tiene sentido de espaldas al medio ambiente", insistió Francisco González, presidente de la Fundación, durante la ceremonia de entrega de los galardones, dotados con 580.000 euros repartidos en tres categorías.

El pasado miércoles, González, rodeado de destacados representantes de la comunidad científica, entregó los galardones a la organización WWF España, "por sus acciones trascendentes e innovadoras"para conservar áreas protegidas como Doñana, donde garantizan la correcta extracción de sus aguas subterráneas.

Entre otras acciones que realiza WWF, destaca la protección para mantener el buen estado de nuestros bosques, la certificación de productos forestales que se obtienen de manera sostenible y su proyecto para crear un santuario marino de atún rojo en el Mediterráneo.

El secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, indicó que "el desarrollo económico por sí solo no vale, sino que el beneficio económico, el bienestar humano y el progreso tecnológico debe tener en cuenta los límites del planeta". E hizo especial hincapié en que "los recursos naturales son renovables, pero finitos; si no los utilizamos con sabiduría se deterioran y se agotan, lo que contribuye al empobrecimiento económico y a la pérdida de calidad de vida".

En la categoría de Conservación de la Biodiversidad en Latinoamérica el premio lo ha obtenido el Centro para la Sostenibilidad Ambiental (CSA) de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Esta institución ha creado un programa que promueve el consumo humano de la anchoveta, incluso en la alta gastronomía, como vía para poner en valor y proteger la especie en este país.

Su directora, Patricia Majluf, explicó que "convirtiendo la anchoveta en un producto apetecible se logra un aumento en el consumo humano, y eso genera una demanda que incentiva las inversiones en infraestructura de la industria".

Por último, pero no menos importante, el tercer galardón ha recaído sobre el naturalista catalán Jospe del Hoyo Calduch, en la categoría de Difusión del Conocimiento y Sensibilización en Conservación de la Biodiversidad.

El creador del "Handbook of the Birds of the World", referente para miles de ornitólogos, agradeció a los más de 25.000 clientes de más de 160 países que consultan sus libros "sin los cuales la obra no habría tenido una cierta trascendencia".

Consciente de su labor como conservador, subrayó que "todos sabemos que es vital para el planeta. Y aunque también se dan pasos positivos, gobiernos de muchos otros lugares toman medidas similares. Y esto, en tiempos de crisis, se agrava, pues todo se justifica, y aunque las crisis pasan, la destrucción de la naturaleza es, casi siempre, irreversible".