Desmontando a Sherlock Holmes

Peter Cushing, eterno Holmes
Peter Cushing, eterno Holmes

Un lugar común de la literatura afirma que los personajes de ficción tienen vida propia. Pierre Bayard va más allá: poseen una voluntad inequívoca y, en algunos casos, suficiente fuerza, iniquidad y alevosía para engañar a los lectores, el autor, los editores y los protagonistas principales de la novela. Afirma que, como las personas reales, ellos también son capaces de cometer, a espaldas de todos y sin que nadie se percate, un crimen que pase desapercibido y sin resolver durante años.

Hasta ahora. Para demostrarlo ha rea-bierto el caso de «El perro de los Baskerville» y ha aplicado un método, que demonina «crítica policial», para desmontar el sistema deductivo de Sherlock Holmes (revela todas las incongruencias que contiene), desacreditar la infabilidad del detective y probar que él y sus ayudantes se equivocaron: el asesino era otro y quedó libre.

Bayard, en realidad, aplica recursos provenientes del examen textual para resaltar, en una narración ensayística que aspira a mantener la misma tensión que una novela negra, las contradicciones, errores y espacios en blanco que deja la narración. A partir de ahí, como ya hizo con anterioridad en «Qui a tué Roger Ackroyd» y Enquête sur Hamlet», construye una metaficción tan apasionante como el relato original de Arthur Conan Doyle.

¿Pero lo consigue? El autor recurre a las descripciones, párrafos y conversaciones de la novela y los utiliza con solidez en contra del autor, Holmes y Watson. Su teoría resulta convincente y divertida. Resuelve el crimen de una manera inesperada y saca a la luz una trama paralela que subyacía en el libro – en la que nadie había reparado– y que es un bello ejemplo de justicia poética.


«El caso del perro de los Baskerville»
Pierre Bayard
anagrama
200 páginas. 17,50 euros.