Las televisiones buscan fórmulas para combatir el ruido de vuvuzelas

Las vuvuzelas son todo un negocio
Las vuvuzelas son todo un negocio

Por mucho colorido que den a las gradas (el negocio en que se han convertido las presenta en todos los colores y modalidades), lo cierto es que las vuvuzelas están causando un auténtico problema a las televisiones de todo el mundo. Las dos cadenas públicas alemanas, ARD y ZDF fueron las que dieron la voz de alarma y la primera de ellas ya ha optado porque sus profesionales utilicen el viejo micro, en mano, para dejar para mejor ocasión el moderno auricular-micrófono. De esta manera, al acercarse más el micro a los labios se reduce el ruido ambiental, lo que los espectadores agradecen. El pasado martes, la BBC era quien anunciaba la posibilidad de transmitir los partidos del Mundial sin que los espectadores tuvieran que soportar el incesante ruido, pero era el canal de pago Meo, en Portugal, el que ofrecía realmente esa opción a sus abonados de ADSL y fibra óptica por satélite ayer mismo, en el Francia-México.La solución para ello ha sido un «proceso de filtro del audio» que permite ofrecer dos emisiones: una con el audio nativo, que incorpora el sonido de estos instrumentos tan típicos en Suráfrica (en España ya se comercializaban hace más de 30 años) y otra sin él.Cualquier cosa menos tener que comprar los «Vuvu», tapones que se venden ya a 2 euros y que reducen hasta 80 decibelios el estrépito.