«Trini» asume la brújula de Moratinos

La ministra asegura que se servirá de las «herramientas» de su predecesor, el «respeto y el diálogo»

Jiménez recibió la cartera en el Palacio de Santa Cruz
Jiménez recibió la cartera en el Palacio de Santa Cruz

MADRID- La nueva jefa de la Diplomacia española dejó ayer bien claro que piensa seguir la estela de su predecesor en el cargo a través del «respeto y el diálogo», las mismas «herramientas» que la definen y que han marcado la política exterior del ministro saliente, Miguel Ángel Moratinos. El traspaso de cartera, que tuvo lugar al filo de las siete en un abarrotado Palacio de Santa Cruz, estuvo marcado por la emoción del ex titular de Exteriores y la «ilusión» nada contenida de la nueva ministra, que ha logrado por fin uno de sus grandes objetivos. El discurso de la malagueña, cuya retórica es más ligera pero más hueca que la de Moratinos, se resume en que el cambio de ministro no cambiará nada.
La política exterior seguirá apoyada en la negociación en lugar de la acción, aunque Jiménez dijo que pretende «reforzar» la presencia española en Asia Pacífico, sobre todo desde el punto de vista económico. El primer viaje de la agenda que hereda de «Curro» le llevará precisamente a cuatro Estados del Golfo Pérsico en compañía de empresarios españoles.
La segunda ministra de Asuntos Exteriores de la historia (después de la popular Ana Palacio) recibió la cartera en presencia de la plana mayor de los nuevos ministros, ante los que alabó el papel de la diplomacia española y los logros en la relación con países del Magreb, en especial con Marruecos. Lo cierto es que aún se espera la llegada del nuevo embajador alauí, un miembro arrepentido del Polisario, casi diez meses después de que Mohamed VI retirara al anterior y tras la crisis de Melilla.
Moratinos reconoció que el conflicto del Sahara es uno de los asuntos que deja pendientes, junto con el proceso de paz de Oriente Medio al que tantos años de carrera ha dedicado. Zapatero fue el eje del discurso de despedida del diplomático, quien ponderó de forma extensa las virtudes del presidente del Gobierno, un gran «líder y estadista» del que dijo haber aprendido mucho.


Asuntos Exteriores: Trinidad Jiménez
Presupuesto para 2011: 2.645,7 millones.
Jiménez contará con un 23 por ciento menos de fondos que Moratinos.
A favor: - Estuvo casada con un diplomático y fue secretaria de Estado para Iberoamérica.
- Experta en relaciones internacionales, habla, al menos, francés.
- Está muy cerca del presidente.
En contra: - Se encuentra un equipo recién reformado a la medida de Moratinos.
- Su retórica es mejor que la de su predecesor pero está mucho más vacía.
- Acaba de perder unas elecciones.
Su frase: «Asumo orgullosa el legado que recibo de Moratinos y tengo intención de darle continuidad»