Aumenta el número de embarazadas con problemas cardiacos

La existencia de enfermedades cardiacas rara vez es una contraindicación para el embarazo, de hecho, muchas mujeres con problemas cardíacos toleran bien el embarazo, pero en ciertos casos puede ser de "gran preocupación"este tipo de embarazos ya que pone en riesgo la salud de la madre y el hijo.

En Europa las enfermedades del corazón se ha convertido en la principal causa de muerte materna durante el embarazo y se están incrementando

Las nuevas directrices ESC sobre el manejo de las enfermedades cardiovasculares en el embarazo se publican este viernes en la revista 'European Heart Journal'. Según los autores, "llegan en un momento en que el riesgo de enfermedades cardiovasculares en el embarazo continúa aumentando en los países desarrollados, principalmente debido a la edad avanzada de la primera gestación y con ello el consiguiente aumento en el riesgo de diabetes, hipertensión y obesidad"

"Además, el tratamiento de las cardiopatías congénitas ha mejorado, resultado del incremento de mujeres con enfermedades del corazón que alcanzan la edad fértil. Sin embargo, la enfermedad cardíaca congénita sigue siendo la enfermedad cardiovascular más frecuente en el embarazo (entre el 75 y el 83 por ciento), siendo los trastornos hipertensivos los eventos cardiovasculares más frecuentes", añaden.

Las directrices, que serán presentadas en el Congreso ESC 2011 en París el 30 de agosto, señalan que gran parte de la selección, evaluación de riesgos y el asesoramiento puede ser llevado a cabo en Atención Primaria, pero, una vez que la enfermedad cardiovascular se sospecha o se confirma incluso, su gestión es tratada por equipos interdisciplinarios.

Respecto de las pacientes de alto riesgo se recomienda que acudan a centros especializados. Por lo tanto, los procedimientos de diagnóstico y las intervenciones deben ser realizadas por especialistas con experiencia en las técnicas y la experiencia en el tratamiento con pacientes embarazadas.

Estas recomendaciones generales de las Directrices se sustentan en ocho secciones en grupos específicos de la enfermedad: cardiopatía congénita, enfermedad de la aorta, enfermedad valvular cardíaca, enfermedad coronaria, las miocardiopatías, arritmias, trastornos hipertensivos y el tromboembolismo venoso.

Además se añade un capítulo dedicado a las medicamentos cardiovasculares durante el embarazo. Las recomendaciones de manejo incluyen el seguimiento durante el embarazo, el tratamiento médico y la intervención en su caso, así como recomendaciones para el parto y posparto.

Sin embargo, las directrices también tienen cuenta que la evidencia de estudios prospectivos no aleatorios en este campo son escasos, sobre todo con las recomendaciones correspondientes a pruebas de nivel C. Con estos datos y con tantas recomendaciones, en gran medida sobre la base de datos retrospectivos y consenso de los expertos generales, los autores reconocen que los registros y estudios prospectivos se necesitan mejorar con urgencia el estado del conocimiento.

Como dicen los expertos, "esta falta de pruebas deja algunas cuestiones sin concluir. Por lo tanto, si bien existe acuerdo de que la hipertensión pulmonar severa es una contraindicación para el embarazo, no hay una orientación clara cuando ese riesgo se convierte en aceptable en caso de menor de hipertensión pulmonar severa".

Sin embargo, a pesar de esta falta de evidencia sólida, los autores concluyen, "estamos convencidos de que esta guía es una contribución importante y se considera muy útil para el tratamiento de la enfermedad cardiovascular durante el embarazo en la práctica clínica".