Zapatero abarata y facilita el despido para buscar el «indulto» de Bruselas

Las Medidas Urgentes de Reforma del Mercado de Trabajo han entrado en vigor tras ser publicado hoy en el BOE el correspondiente decreto-ley, a la espera de que se tramite como proyecto de ley para poder incluir las aportaciones de los partidos a través de la presentación de enmiendas. 

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, escucha la intervención del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, durante la rueda de prensa que han ofrecido tras el Consejo de Ministros
La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, escucha la intervención del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, durante la rueda de prensa que han ofrecido tras el Consejo de Ministros

MADRID- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se enfrenta hoy a un duro tribunal, el integrado por los Jefes de Estado que se reúnen en Bruselas. En un intento de conseguir nota en el examen comunitario, a partir de hoy será más barato y fácil despedir a cualquier trabajador en España. Así lo consagra el decreto ley que ayer aprobó el Consejo de Ministros y que se publicará hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para su entrada en vigor inmediata. Esta reforma, la «más importante de la historia reciente», incluye las sugerencias de las distintas formaciones políticas para conseguir el imprescindible apoyo parlamentario para su convalidación el próximo 22 de junio en el pleno del Congreso de los Diputados. Al término del Consejo de Ministros, así lo reconoció el titular de Trabajo, Celestino Corbacho, quien estuvo negociando con los grupos parlamentarios hasta altas horas de la madrugada de ayer en busca de un consenso en torno al decretazo.En aras a conseguir esta meta, el decreto ley que aprobó el Gobierno modifica el artículo 51.1 del Estatuto de los Trabajadores, referido al despido objetivo por causas económicas, tecnológicas o productivas, cuya indemnización se eleva a 20 días por año. El Ejecutivo clarifica su redacción actual para evitar que los jueces, al final, declaren improcedentes los despidos objetivos. Sin embargo, ha cambiado la literalidad del texto, al menos, en dos ocasiones en busca del consenso con los grupos parlamentarios.

Sin pérdidasEl documento del viernes pasado hacía referencia a las «pérdidas no meramente coyunturales» de las empresas para acogerse a un despido por causas económicas con un coste de 20 días por año trabajado. No obstante, Trabajo decidió ayer endurecer su redacción para generalizar esta indemnización. A partir de ahora se entenderá que «concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa. La empresa tendrá que acreditar los resultados alegados y justificar que de los mismos se deduce mínimamente la razonabilidad de la decisión extintiva». Por tanto, para el empresario será más fácil que el juez declare objetivo un despido en lugar de improcente como hasta la fecha.La reforma laboral no tiene carácter retroactivo. De hecho, es inconstitucional que se aplique con retroactividad cualquier nueva norma que empeora los derechos de los ciudadanos. Pese a ello, este punto concreto afecta a todos los empleados, ya que lo único que hace el decreto es aclarar las causas económicas del despido objetivo. Es decir, a partir de ahora será más fácil despedir con 20 días por año tanto a los actuales contratos como a los nuevos que se formalicen al calor de la reforma, que se tramitará como proyecto de ley.Además, el Gobierno generaliza el despido improcedente de 33 días por año. En estos momentos, conviven dos costes diferentes de despido improcedente. Uno, de 45 días por año trabajado, para los fijos ordinarios y otro, de 33 días por año, para los fijos con contrato de fomento del empleo, figura que se creó en 1997 por el Gobierno de Aznar. Ahora lo que hace el Gabinete de Zapatero es abrir las puertas para generalizar este contrato a todos los trabajadores. Hasta la fecha, estaba reservado sólo para los menores de 30 años y los mayores de 45 años. A partir de la publicación hoy en el BOE, prácticamente cualquier trabajador podrá ser contratado con esta modalidad, la de fomento del empleo. Por tanto, se generalizará la indemnización por despido de 33 días. En la redacción final del decreto ley, el Ejecutivo, necesitado de lograr el respaldo parlamentario, da también marcha atrás en su decisión de limitar el contrato por obra y servicio a dos años prorrogables a doce meses. Para «no penalizar la temporalidad», tal y como le demandaba la CEOE, el decreto ley prevé una duración de este contrato de tres años ampliables a doce meses.Además, modifica la fórmula para implatar el modelo austríaco en España. El fondo de capitalización que financiará la indemnización por despido de los trabajadores fijos a partir de enero de 2012 se regulará mediante una ley en lugar de un reglamento, como figuraba originariamente en el decreto ley de reforma laboral.Según la nueva redacción, el Ejecutivo dispondrá de un año para presentar un proyecto de ley sobre el fondo de capitalización. Los empleados cuando sean despedidos cobrarán parte de este fondo. Si cambian de empresa, se llevarán consigo este fondo, que percibirán en su totalidad, si antes no lo han hecho, en el momento de la jubilación.

Pista libre a la salida más barataANTES- Causas objetivas: «Se entenderá que concurren las causas económicas cuando la adopción de las medidas propuestas contribuya, si las aducidas son económicas, a superar una situación económica negativa de la empresa o, si son técnicas, organizativas o de producción, a garantizar la viabilidad futura de la empresa y del empleo en la misma a través de una más adecuada organización».AHORA- «Se entiende que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa. A estos efectos, la empresa tendrá que acreditar los resultados alegados y justificar que de los mismos se deduce mínimamente la razonabilidad de la decisión extintiva».

LOS PUNTOS ESENCIALESContrato de fomento del empleo- El Gobierno generaliza el contrato de fomento del empleo a todos los trabajadores, con un coste por despido improcedente de 33 días por año trabajado.- Hasta ahora, este contrato, creado en 1997 por el Ejecutivo de Aznar, se podía formalizar sólo con trabajadores menores de 30 y mayores de 45 años.

Causas económicas del despido objetivo- El Ejecutivo clarifica las causas económicas del despido objetivo, cuyo coste es de 20 días por año trabajado, para lograr un abaratamiento efectivo de su coste. A partir de ahora los empresarios se ahorrarán 25 días en los despidos de los fijos ordinarios y 13 días en el de los fijos con contrato de fomento.

Modelo austríaco desde enero 2012- A partir de enero de 2012, un fondo financiará la indemnización por despido de los fijos ordinarios y de los de contrato por fomento del empleo.- Previamente, el Ejecutivo elaborará en el plazo de un año un proyecto de ley para articular este fondo.

El fogasa pagará 8 días del despido- El Fogasa pagará ocho días de la indemnización de los despedidos con contrato fijo ordinario o de fomento del empleo hasta que esté en vigor el Fondo de capitalización. - Hasta la fecha, el Fogasa sólo paga ocho días del despido de trabajadores de empresas con menos de 25 trabajadores.

Modelo alemán a partir de este mes- La reforma implanta el modelo alemán en nuestro país. De tal manera que las empresas podrán modificar las condiciones de los trabajadores y reducir sus horarios.- El trabajador podrá compaginar su sueldo reducido con la prestación por desempleo.

Arbitraje voluntario- El Gobierno consagra en su reforma del mercado de trabajo el arbitraje voluntario en el caso de desavenencia entre la dirección de la compañía y el comité de empresa en los cambios de las condiciones de los trabajadores decididos ante una situación económica adversa de la empresa.

Contrato por obra y servicios- El Ejecutivo reduce la duración del contrato por obra y servicio a 3 años y doce meses. En la redacción inicial de su reforma se fijaba una duración inferior a la del texto final. Concretamente, se limitaba a dos años prorrogables a doce meses la utilización de esta modalidad contractual.

De ocho a doce días de indemnización- Los contratos por obra y servicio pasarán de una indemnización de ocho días a doce por año trabajado con un límite de 24 mensualidades. El coste del despido se irá ampliando progresivamente hasta alcanzar los doce días previsto en el decreto ley en 2015.

Decreto Ley como Proyecto de Ley- El decreto ley que ayer aprobó el Gobierno se convalidará el próximo martes por el pleno del Congreso de los Diputados, si consigue el Ejecutivo el respaldo parlamentario necesario. Si lo logra, después lo tramitará como proyecto de ley en un breve período de tiempo.

Seguridad jurídica del decretazo- El Gobierno niega que la tramitación del decretazo como proyecto de ley genere inseguridad jurídica entre los empresarios y los trabajadores. Al contrario, Teresa Fernández de la Vega aseguró ayer que le dotará de mayor seguridad. No obstante, el Ejecutivo pretende tramitarlo en el plazo más breve posible de tiempo.ANÁLISISAfecta a todos los contratos- ¿A quién afecta la reforma laboral que ayer aprobó el Gobierno?– Afectará a todos los trabajadores en mayor o menor medida. - ¿Se abarata el coste del despido para todos los trabajadores?–En la práctica sí se abarata su coste. El decreto ley aclara el despido objetivo por causas económicas. Por tanto, a partir de la entrada en vigor de la reforma será más fácil despedir con 20 días por año a los actuales contratos y a los nuevos contratos.- ¿Cuál será el coste del despido improcedente?– Tras la entrada en vigor de la reforma laboral, convivirán dos costes diferentes del despido improcedente: uno de 45 días para los fijos ordinarios y otro de 33 días para los contratos de fomento del empleo. - ¿Se generalizará el despido improcedente de 33 días?– Sí. Ello será posible porque el Gobierno amplía los colectivos beneficiarios del contrato de fomento del empleo. De tal manera que cuando se despida a cualquier fijo ordinario el empresario tendrá opción de contratarlo con esta modalidad, creada por el Gobierno de Aznar previo consenso con los interlocutores sociales. Al final, los fijos ordinarios se sustituirán por los de fomento del empleo.