Centros hospitalarios 20

En 2014 los hospitales de Europa abandonarán el papel. Intercambios entre centros, mayor nivel científico en las consultas, privacidad y ahorro son las claves para dar el salto 

El Hospital de Gandía cubre con sus 70.000 historias digitalizadas a los empadronados los últimos cuatro años
El Hospital de Gandía cubre con sus 70.000 historias digitalizadas a los empadronados los últimos cuatro años

Para 2014 los hospitales de la UE tendrán que sustituir el papel por historias clínicas digitales. Las ventajas, de lo más variado, van más allá de la evidente reducción de costes en papel o espacio de almacenamiento de los archivos. Lo más importante es la mejora en la calidad asistencial. Incluso, cuando el enfermo se encuentra fuera de su región de origen, el acceso a su historial queda garantizado. Y aunque su archivo médico se remonte a varias décadas atrás, al ser digitalizado, se garantiza que no se ha deteriorado. Se puede consultar quién ha consultado el mismo durante la vida del paciente, facilita el intercambio de información entre hospitales y la aparición de soluciones de valor añadido como el acceso desde dispositivos móviles o PDA. «Cada hospital no debe partir de cero y crear su propia historia digital, hay que asegurar una línea común de actuación», afirma Santiago Martí, responsable del proyecto Historia Clínica Digital de Indra. La empresa ha apostado fuerte por este servicio «podemos cubrir todo el proceso. Son fundamentales los aspectos que van más allá de la digitalización, como la integración con los Sistemas Hospitalarios, la Historia Clínica Electrónica y los formatos de intercambio de Europa.

En España hay pocos hospitales que se hayan atrevido a dar el paso y la preocupación se centra en el tiempo de transición. Para aclarar dudas, durante el congreso sobre Documentación Médica, celebrado recientemente en Málaga, se dio a conocer la experiencia del hospital de Gandía (Valencia).

El centro empezó suprimiendo la placa radiológica y poco a poco se ha informatizado desde los pacientes nuevos a los antiguos. «El problema es la indexación», asegura Pedro Jesús Martínez, subdirector del hospital. Es decir, qué material es imprescindible de cada historia.
Escanearon los archivos de los empadronados durante los últimos cuatro años, 70.000 historiales y se descartaron las visitas puntuales de veraneantes. Se asegura de esta manera que desde cualquier hospital o centro de Salud de la Comunidad Valenciana se accede al archivo del paciente. «Ahora se pueden dar tres citas a la vez sin paseos de las enfermeras o dar cita al día siguiente de una urgencia. Aumenta el nivel científico de las consultas médicas y no hay datos privados por encima de las mesas».

Para cada hospital existen soluciones que van desde digitalizar sólo las peticiones, todo el archivo o realizar una selección previa de lo que resulta imprescindible. La integración en el día a día del centro debe ser total y en cualquier caso garantiza que el «servicio asistencial no se vea afectado», explica Martí. Los Centros de Catalogación e Indexación trabajan de forma remota y catalogan e indexan la documentación por equipos especializados. Todas las operaciones se registran a la entrada, a la salida y durante todo el proceso, asegurando el tracking de la documentación.