Armenia inaugura un teleférico tan largo como el paseo de la Castellana

Armenia ha arrebatado a Estados Unidos el honor de contar con el teleférico más largo del mundo. La nueva instalación, de 5,7 kilómetros de longitud, permitirá llegar al monasterio de Tatev, del siglo IX.

El monaterio de Tatev, destino del teleférico
El monaterio de Tatev, destino del teleférico

Para hacernos una idea de su longitud, el nuevo teleférico permitiría unir prácticamente de punta a punta el paseo de la Castellana de Madrid, de 6,3 kilómetros de largo, y supera los 4,3 kilómetros del que hasta ahora era el tendido más extenso del planeta, el de Sandia Peak, en Nuevo México (Estados Unidos).

El teléférico fue inaugurado este fin de semana por el presidente armenio, Serge Sarkissian, y el principal dignatario de la Iglesia apostólica armenia, Karekin II, y atraviesa el profundo cañón de Vorotan, cerca de la frontera con Irán. El cable une la aldea de Alidzor y el monasterio de Tatev, un centro religioso y atracción turística que data del siglo IX.

La nueva infraestructura permitirá llegar en cualquier época del año al monasterio, uno de los principales centros religiosos del país. Ha costado 18 millones de dólares (13 millones de euros) y fue financiada en su mayor parte por fondos privados, según la Fundación Nacional de la Competitividad de Armenia.

El teleférico se abre oficialmente al público el 23 de octubre, dentro de un plan de reactivación de la zona que incluye la renovación de la carretera y la construcción de un nuevo hotel y varios museos.