Sergio Vegas «tranquilo» ya está en planta

El rejoneador Sergio Vegas, corneado gravemente en el pecho el domingo en Granada por un astado en puntas de Partido de Resina, ha subido hoy sobre las cinco de la tarde a planta, donde se encuentra «tranquilo pero con mareos» después de ser intervenido quirúrgicamente, según informó el padre del torero, Eladio Vegas.

El rejoneador, trasladado desde la plaza hacia el hospital
El rejoneador, trasladado desde la plaza hacia el hospital

Todavía preocupado por el estado de su hijo, confesó que pasó «tres horas y media de angustia», porque en un principio en la plaza de toros le dijeron que el rejoneador tenía «el pulmón reventado». Cuando se lo comunicaron, la primera expresión que salió de su boca fue «¡me quedé sin hijo!», confiesa con cierto alivio, ya que una de las dos trayectorias de la cornada fue la que quedó a escasos centímetros del corazón. El doctor que le atendió calificó el que esto ocurriera de «auténtico milagro».

El padre del torero afirmó que no hay plazo establecido de recuperación hasta que los médicos no le vean «fuera de peligro», pero que en las últimas horas «no ha habido empeoramiento», que es lo fundamental después de cualquier operación.
El jinete, que tiene también dos costillas rotas, nada más despertarse después de la intervención, lo primero que hizo fue llamar a la finca para preocuparse por el estado de su cuadra, aseguró Eladio Vegas.

Fue la primera de la feria de El Corpus una tarde accidentada, en la que el diestro Yiyo también resultó herido por uno de los toros del festejo, en este caso en el tercio medio del muslo derecho, con pronóstico «reservado». El granadino, que será sometido a una ecografía para estudiar una posible rotura fibrilar en la zona y a una segunda operación debido a las molestias que arrastra, fue cogido cuando se disponía a descabellar al primero de su lote.