Interior acerca al País Vasco a un secuestrador de Ortega Lara

El Ministerio del Interior ha acercado al País Vasco a Jesús María Uribetxebarría Bolinaga, uno de los secuestradores del exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, debido a que padece una grave enfermedad, según informa el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha acordado hoy trasladar a un centro hospitalario del País Vasco al etarra Jesús María Uribechevarria Bolinaga, condenado por el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, para ser tratado de un cáncer.

Según ha informado Instituciones Penitenciarias en un comunicado, el preso etarra será trasladado "por enfermedad"desde el hospital de referencia del centro penitenciario de León, donde se encontraba ingresado hasta ahora, a un centro sanitario de referencia de la cárcel de Zaballa, en Álava.

Esta decisión de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias se debe a que la enfermedad que padece el interno hace aconsejable que sea tratado por el mismo equipo de facultativos que le atendió de una patología similar en junio de 2005.

Por aquellas fechas, esta dolencia provocó que Uribechevarria Bolinaga permaneciera en la prisión de Nanclares de Oca desde mayo de 2005 hasta noviembre de 2009.

Según Etxerat, el colectivo de familiares de presos de ETA, Uribechevarria padece un grave cáncer con metástasis.

La Audiencia Nacional condenó en junio de 1998 a 32 años de cárcel a cada uno de los cuatro miembros de ETA, entre ellos Uribechevarria Bolinaga, que secuestraron al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara 532 días.

Precisamente, el nombre de Bolinaga fue clave en la liberación de Ortega Lara, el 1 de julio de 1997.

Durante aquel año y medio largo de secuestro, la Guardia Civil siguió sin éxito decenas de pistas, hasta que una nota encontrada en una agenda intervenida a un cabecilla etarra detenido en Francia encendió una luz de esperanza en los investigadores.

La inscripción "Ortega 5K", seguida del monosílabo "BOL", llamó la atención de los agentes, que estaban convencidos de que la nota significaba el pago de "5 kilos"-5 millones de pesetas- a un tal "BOL"para el mantenimiento del secuestro.

En el punto de mira apareció José Manuel Uribechevarria Bolinaga, un hombre de mediana edad, vecino de Mondragón, individuo ya conocido por la Guardia Civil y que frecuentaba una nave industrial de la localidad guipuzcoana en compañía de otros tres compinches.

La discreta vigilancia de la Guardia Civil confirmó las sospechas: los terroristas acudían varias veces al día a este local y en ocasiones compraban comida que después no consumían, por lo que todo indicaba que allí tenía que estar el secuestrado.

En la madrugada del 1 de julio de 1997, la Guardia Civil entraba en la nave y tras una intensa búsqueda que duró varias horas, localizó a Ortega Lara en un zulo construido bajo una pesada máquina, en el que el funcionario de prisiones había permanecido durante 532 días.