Dos carreras políticas paralelas

Su relación se fraguó en las Juventudes del PSOE, donde se conocieron. Una sentencia rompe 15 años después su tándem.

2008. Trinidad Rollán es secretaria de Organización del PSM desde septiembre de 2008. Este año formó parte de la lista del PSOE al Congreso.
2008. Trinidad Rollán es secretaria de Organización del PSM desde septiembre de 2008. Este año formó parte de la lista del PSOE al Congreso.

MADRID- Ambos rondan la cuarentena y llevan bajo el brazo un amplio currículum político. Tomás Gómez, secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), y su «número dos», Trinidad Rollán, han llevado carreras profesionales paralelas. Algunos dicen que fue el destino, otros, que Gómez, como todo socialista que se precie, necesitaba una mujer joven en la que apoyar su proyecto político cuando se convirtió en capitán general de los militantes madrileños del PSOE. Tardó un año en tomar la decisión, pero consiguió el trofeo que buscaba.
Rollán, a la que nombró en 2007 secretaria de Infraestructuras y Transportes de su Ejecutiva regional, pasó a ocupar un cargo de máxima importancia en el partido (la secretaría de Organización) en apenas trece meses. Era septiembre de 2008 y entre los avales de la escudera estaba la pérdida de uno de los más tradicionales bastiones del socialismo madrileño: Torrejón de Ardoz. Entonces, esta circunstancia no tuvo la menor importancia. Ahora, para el secretario general del PSM tampoco la tiene que un tribunal la haya condenado a ocho años de inhabilitación para cargo público por un delito de prevaricación. Cabe recurso pero dentro del partido cada vez ven más complicado que Gómez y Rollán, que llevan colaborando juntos quince años, rompan ahora con una amistad que empezó en las Juventudes del partido socialista.
Apenas tenían veinte años cuando ambos ingresaron en las filas del partido. Él, como militante activo de la agrupación de su pueblo de adopción, Parla; ella, en Torrejón de Ardoz, comenzó su trayectoria en el partido de la mano de su familia política. No en vano el que es en la actualidad su suegro, Valentín Gómez, es un histórico en la agrupación de esta localidad del Henares y fue diputado en la Asamblea de Madrid.
Jóvenes, aunque sobradamente preparados, como decía la publicidad, ambos son licenciados en carreras superiores y se iniciaron en el mundo profesional de forma humilde. Gómez se empleó como socorrista en la piscina municipal de Parla; Rollán fue cajera en un supermercado y mucho más precoz que su ahora «jefe» a la hora de ocupar cargos de responsabilidad política.
En 1995, con sólo 23 años, Trinidad Rollán ya era concejal en Torrejón. Dos años después le fue encomendada el área de Promoción Económica y Empleo del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz. El de «Trini», como la llaman sus amigos, fue un ascenso meteórico: en 1999, cuando aún no había cumplido los 30, ya tenía entre sus manos el bastón de mando del Consistorio torrejonero, aunque muchos en el municipio aseguran que las decisiones importantes no las tomaba ella sino su suegro, edil en la misma corporación. Fue alcaldesa en la localidad durante dos legislaturas. Gómez tardó un poco más, pero poco, y con 31 era ya regidor en Parla dónde cosechó títulos como el de «el alcalde más votado de España».
El 99 fue un año crucial para sus vidas. A partir de entonces Gómez y Rollán mantendrían encuentros periódicos por cuestiones de partido. Juntos se les pudo ver en mítines y reuniones del entonces secretario general del PSM, Rafael Simancas, con los alcaldes socialistas de la región. Tomás y «Trini» eran los regidores más jovenes en un grupo que ya constituían pesos pesados del socialismo madrileño como Pedro Castro o José Luis Pérez Ráez. Gómez, más delgado, peinaba una melena más larga que la que lucirá en los carteles electorales de cara al próximo 22-M; la ex alcaldesa de Torrejón siempre vestida con americana, se esforzaba en aparentar más edad a pesar de que ambos rebajaban la media en los actos oficiales de los socialistas.

Discretos e introvertidos
Sus carreras prometían. Los dos han ocupado cargos en la Federación Madrileña de Municipios y sus personalidades –ambos son más introvertidos y discretos– les han llevado a decantarse por trabajos más de cara al partido que a la militancia o la ciudadanía en los últimos tiempos. 2011 era su oportunidad para demostrar que su tándem era perfecto pero no contaron con que el pasado de Rollán como regidora podría cobrarle una cara factura diez años después. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid dictó la semana pasada una sentencia que cayó como un jarro de agua fría en las oficinas del PSM en Callao. Rollán, la gran promesa, verá truncada su carrera política durante los próximos ochos años. No podrá entrar en ninguna institución aunque el líder del PSM se esfuerce en mantenerse al lado de su mano derecha. Lamentablemente, en este caso Gómez no podrá seguir el ejemplo de Zapatero. La Justicia ha impedido que el ex alcalde de Parla premie los servicios de su particular Leire Pajín y ahora tendrá que buscar a otra mujer para lograr su ansiada paridad.


2003
Políticos prometedores.

En 2003, Tomás Gómez y Trinidad Rollán concluían su primera legislatura como alcaldes. En la imagen, junto a otros socialistas, en uno de los muchos actos de partido en los que participaban.
2006
Amistad consolidada

También asistieron juntos en Chinchón, junto con otros alcaldes del PSOE, para protestar contra una moción de censura.
2007
Derrota y premio

En mayo Rollán perdió para el PSOE la alcaldía de Torrejón. Dos meses después, Gómez la premió con un cargo en su Ejecutiva.
2008
Consolidada como «número dos».

Trinidad Rollán es secretaria de Organización del PSM desde septiembre de 2008. Este año formó parte de la lista del PSOE al Congreso.