Alemania y Canadá abren este domingo el Mundial femenino

Alemania, la selección anfitriona y la vez gran favorita del Mundial femenino, abrirá este domingo el torneo en el Estadio Olímpico de Berlín ante Canadá, un equipo que ha venido creciendo en los últimos años llegando a desafiar la hegemonía que tenía Estados Unidos en Norteamérica.

El favoritismo de Alemania no sólo tiene que ver con el factor campo. Las alemanas tienen a su favor la historia reciente de los mundiales ya que han ganado las últimas dos ediciones, el tiempo que lleva jugando el equipo y a eso se agrega el factor campo en un torneo en el que el sabor hispano lo pondrán México y Colombia.

No obstante, hay además otros equipos que tienen argumentos para romper le hegemonía alemana en los mundiales. Es posible que el rival más peligroso sea Brasil, con Marta como estandarte.

Las brasileñas han venido mejorando en los últimos torneos, gracias ante todo a sus individualidades. Ya en el último Mundial le causaron muchos problemas a las alemanas que, sin embargo, lograron imponerse por su fortaleza como colectivo.

Brasil se ha quedado recientemente al borde del título. En los Juegos Olímpicos de 2004 sucumbieron ante Estados Unidos, en el Mundial de 2007 ante Alemania y los Juegos de 2008 otra vez ante Estados Unidos.

Tres candidaturas
Todo apunta a que en el fútbol femenino lo que se da de momento es la lucha de una potencia emergente -Brasil- contra dos poderes consolidados como son Alemania y Estados Unidos, que tienen a su favor su buena infraestructura y la aceptación cada vez mayor que tiene el fútbol de mujeres en esos países.

México y Colombia acuden al Mundial con el deseo, ante todo, de aprender. Colombia quedó enmarcada en un grupo altamente difícil, en el que Estados Unidos y Suecia son claras favoritas para pasar a cuartos de final.

México tiene tal vez un grupo menos fuerte pero resulta difícil que pueda sorprender a Inglaterra y a Japón. Si las mexicanas dieran la sorpresa, podría encontrarse después en cuartos con Alemania.

En cierta manera, el calendario también parece hecho para Alemania, que no se podrá encontrar con Brasil, Estados Unidos y Suecia -los equipos con más potencial del resto del torneo- hasta la final.