El burka un problema de «seguridad» y «dignidad»

Los debates sobre el velo integral continúan en Cataluña: Reus votó ayer no prohibirlo y se plantea hacerlo por decreto.

El burka, un problema de «seguridad» y «dignidad»
El burka, un problema de «seguridad» y «dignidad»

MADRID / BARCELONA- «No me gusta que ninguna mujer tenga que llevarlo». Así se pronunció ayer la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, respecto a la necesidad o no de prohibir el burka. «Estamos hablando de una cuestión que no sólo afecta a las posibilidades de identificación de las personas y que, por tanto, puede generar problemas de seguridad; de lo que estamos hablando es de que atenta contra la dignidad de las mujeres y contra la igualdad», subrayó.Respeto y reflexiónLa ministra aboga por abordar el uso del burka «desde el sosiego, con respeto y mucha reflexión» porque es un tema «muy complejo» y no ganamos nada abordando un debate como éste desde la improvisación, ya que eso sólo puede «generar muchos más problemas de los que pretendemos solucionar». Aída se pronunció respecto a la utilización del burka en el VI Seminario Provincial de Mujeres Asociadas, que se celebra en Málaga y que ayer inauguró la ministra, informa Efe.La secretaria de Política Internacional y Cooperación, Elena Valenciano, también hizo una llamada a «sosegar el debate» sobre el burka o el niqab y aseguró que «en España hay normas suficientes para impedir que las personas que van totalmente tapadas entren en los espacios públicos». Debate en CataluñaLa prohibición o no del uso del burka fue ayer uno de los temas del día en Cataluña, pues el pleno del ayuntamiento de Reus votaba dos mociones presentadas al respecto. Se decidió que dicho consistorio no regulará el uso del burka y del niqab en los espacios públicos. La propuesta conjunta de CiU y PP fue rechazada ayer por el gobierno municipal –PSC y ERC– con los votos de dos concejales de ICV. El municipio se suma así a Gerona, Esplugues y Terrassa. Sin embargo, el alcalde aseguró que ahora se planteará la regulación por decreto. Por otro lado, Mataró prepara una declaración institucional de rechazo al velo integral después de que así lo acordaran los grupos políticos anteayer. No obstante, el PP presentará en el pleno del mes de julio una moción para que se prohíba esta vestimenta que «atenta contra los valores de nuestro país».De momento, sí han vetado el uso del burka y el niqab Lérida –que se convierte en la primera ciudad en España en regularlo–, El Vendrell, Barcelona y Tarragona. La diputación de Lleida aprobó ayer apoyar una normativa estatal y otros doce municipios catalanes tienen pendiente debatir si prohíben o no la polémica prenda.