«O aumenta la conciencia fiscal o habrá una subida de impuestos generalizada»

«Los inspectores de Hacienda echamos en falta más medios materiales y humanos para poder realizar controles más efectivos», advierte

 
 

–¿La crisis ha aumentado el fraude fiscal?
–Sí. Cuando ves que dos años y medio después el impuesto sobre sociedades está recaudando un 30% de lo que se recaudaba te das cuenta de que hay un fraude fiscal mayor. En una situación de crisis, muchos contribuyentes que antes tenían un alto poder económico tratan de reducir costes y lo intentan a cualquier precio, y a veces de forma ilegal.

–¿Cuando las cosas van mal, en lo primero que se piensa es en Hacienda?

–O hay unos sistemas sancionador y penal coercitivos y un control efectivo, o lo primero que se deja de pagar son los impuestos.

–Y no tenemos ni lo uno ni lo otro, ¿no?

–Es cierto que estamos endureciendo las leyes penales, pero echamos en falta medios materiales y humanos para realizar un control más efectivo.

–Defraudar a Hacienda parece que está bien visto.

–La conciencia fiscal ha mejorado algo. Pero que un 43% de los españoles le diga a un encuestador oficial del Ministerio de Hacienda que el fraude está justificado es un dato desalentador.

–¿Se defrauda porque las consecuencias son mínimas?

–La probabilidad de que te «cacen» y de que esa captura se materialice es muy baja y la sanción penal no es excesiva. Basta con mirar el número de ingresos en prisión. Para combatir esto hay que convencer a los jueces de que en los temas más graves hay que enviar a la gente a la cárcel.

–¿Cómo se puede concienciar a la gente?

–La crisis debe hacer ver que cuando se dejan de pagar los impuestos se puede acabar con unos recortes sociales terribles, como la congelación de las pensiones o los recortes en infraestructuras.

–¿Dónde se concentra el mayor fraude?

–En el impuesto sobre sociedades y en el IVA, los que tienen un control más complicado. El sistema de módulos es el origen de la trama de facturas falsas. También las «no facturas» de la pequeña economía sumergida.

–¿Se ha vuelto más sofisticado el fraude con la crisis?
–Sí. Se utiliza el secreto bancario de forma abusiva, pantallas en paraísos fiscales… Pero no es sólo culpa del contribuyente; es también de quienes ofrecen ese tipo de productos más sofisticados destinados a eludir al Fisco.

–¿Cuánta gente controla la conciencia fiscal de los españoles?

–Somos 6.000 profesionales, de los cuales 1.000 son inspectores y 3.000 subinspectores. En la Agencia hay 27.000 empleados públicos. Pero en Francia y en Reino Unido son 150.000.

–¿Se puede cifrar el fraude?

–La economía sumergida puede hacer que 70.000 millones se dejen de ingresar todos los años.

–¿Habrá subida de impuestos?

–O mejoramos mucho el grado de cumplimiento fiscal y además recortamos más los gastos públicos o a medio plazo será inevitable una subida generalizada de impuestos.