La Fiscalía archiva la denuncia contra Dívar al no ver «prueba alguna»

Madrid- El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) puede respirar tranquilo. La Fiscalía archivó ayer la denuncia interpuesta por malversación contra él por el vocal José Manuel Gómez Benítez a cuenta de una veintena de viajes realizados por Carlos Dívar, entre noviembre de 2008 y el pasado marzo, y que según el denunciante habría cargado a las cuentas del CGPJ. Pero para el teniente fiscal del Tribunal Supremo Juan José Martín Casallo «no existe prueba alguna, ni directa ni indiciaria, que permita afirmar que la conducta del presidente del Consejo» sea delictiva.

Tras conocerse la decisión, el propio Dívar convocó a los vocales del CGPJ (sólo faltaron tres) a una reunión en la que, tras dos horas y media, se decidió celebrar el próximo jueves un pleno extraordinario para estudiar la situación creada tras la interposición de la denuncia. Fuentes del CGPJ aseguraron que Dívar «se mostró conciliador con Gómez Benítez», quien se ratificó en su denuncia ante el resto de vocales. Las críticas al presidente del Consejo se alternaron con reproches a Gómez Benítez, en un encuentro tildado de «tenso» por la «situación violenta» creada.

Tras incoar diligencias informativas, a la Fiscalía le han bastado once días para concluir que el hecho de que Dívar abonara determinados viajes «con cargo a su dinero»; no cargara en alguno «la manutención y el alojamiento»; incluso «individualizara lo privado de lo público» y cargara sólo a las cuentas del CGPJ el viaje de regreso –cuando, hayándose en viaje privado en Málaga, tuvo que interrumpirlo para «trasladarse a Madrid por motivos oficiales»–, demuestra la «inexistencia de una intención de lucrarse o de aprovecharse en su beneficio». Requisitos estos que exige de forma indispensable, recuerda, el delito de malversación de caudales públicos.

El fiscal enumera cuatro viajes que no generaron gasto alguno al CGPJ, doce de carácter oficial con «actividades que podríamos considerar privadas» y cuatro más también oficiales, pero «de principio a fin». Admite que el deslinde de ambas actividades «no dejará de generar alguna duda», que «deberá ser resuelta teniendo siempre presente la proyección» que el cargo tiene «sobre todas y cada una de las actividades que realiza la persona que lo desempeña».

 

Y el Congreso descarta su comparecencia
La Mesa del Congreso acordó ayer por unanimidad –poco antes de que la Fiscalía del Supremo archivara la denuncia interpuesta contra el presidente el CGPJ– vetar la comparecencia de Carlos Dívar para que diera cuenta de la denuncia por sus viajes a Marbella por tratarse de un caso que está «sub iudice». La presencia de Dívar en la Cámara Baja había sido solicitada por la Izquierda Plural, si bien la Mesa del Parlamento decidió tumbar la propuesta con el voto favorable de todos lo grupos representados en el máximo órgano de gobierno de la Cámara. Motivo: el Congreso es el órgano de control del Ejecutivo, no del Poder Judicial, y además, el asunto está ya siendo investigado por los tribunales, informa Esther L. Palomera.