Antonio gana la primera batalla

El Supremo revisará el caso del joven en coma de la plaza de Jacinto Benavente

Juana y su hijo, en coma, cumplen hoy 373 días acampados en la plaza de Jacinto Benavente
Juana y su hijo, en coma, cumplen hoy 373 días acampados en la plaza de Jacinto Benavente

Madrid- «Yo no abandono mi lucha hasta que esta pesadilla haya acabado». Juana Ortega, de 65 años, ha perdido el último año en la calle. Hoy cumple 373 días acampada en la plaza de Jacinto Benavente pidiendo justicia para su hijo en coma. Antonio Meño, de 42 años, lleva veinte en estado vegetal. Sufrió complicaciones en una operación de estética y ahora el Tribunal Supremo ha aceptado revisar su caso a petición de su familia. Juana mantiene que se cometió una negligencia médica con su hijo y que las versiones ofrecidas por los doctores que le atendieron en la Clínica de Madrid «son una mentira que está a punto de destaparse».Un nuevo testimonioCon la revisión de este caso el Supremo sigue las indicaciones de la Fiscalía, que informó a favor de la familia de Antonio Meño a raíz de la declaración de un nuevo testigo. Se trata de un médico que estuvo presente en la operación que asegura que, en contra de lo que se indicó en el juicio, el paciente no entró en coma al vomitar después de que lo desentubasen sino que el tubo se desconectó durante la intervención quirúrgica.Ahora las partes tienen un plazo de 20 días para contestar a la demanda de revisión «sosteniendo lo que a derecho convenga». ¿Volverá la familia Meño ahora a casa? «Esto tiene que marchar por justicia pero de momento no sabemos nada», aclara Juana.