Europa apuesta por la diplomacia turca para presionar a Siria

A la UE se le acaban los recursos para que el autócrata sirio, Bachar al Asad, ponga fin a la represión.

La Razón
La RazónLa Razón

Bruselas- Tras extender esta semana las sanciones a empresas vinculadas con el aparato de seguridad, los líderes de la UE condenaron ayer «en los términos más fuertes posibles…la inaceptable e impactante violencia» del régimen. Los europeos llevaron hasta el límite el lenguaje, al decir que «el régimen está poniendo en cuestión su legitimidad». Pero poco más pueden hacer los Veintisiete en el caso sirio, si quieren que la «realpolitik» continúe imponiéndose a la coherencia o a los principios. Si en el caso de Muamar el Gadafi la sangrienta represión del alzamiento popular provocó que el libio perdiera su legitimidad a los ojos de los europeos, abriendo así el camino a la campaña de bombardeos, en el caso de Asad la UE no se atreve a moverle la silla y abrir así la caja de Pandora del conflicto de Oriente Medio, con el telón de fondo de sus vínculos con Irán, Hamás en Gaza o Hizbulá en Libano. Con la vía diplomática también en punto muerto en las Naciones Unidas, por el bloqueo de Rusia a cualquier resolución de condena severa contra los sirios, la UE está apostando claramente por la carta turca. Según explicaron a LA RAZÓN fuentes del círculo de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, la británica habló este jueves con el ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, para presionar a Damasco, y poner fin a la sangrienta represión, que ya ha costado la vida a casi 1.500 personas.
Según explican desde el equipo de Ashton, la vía regional es una de las pocas opciones que quedan ahora ante la difícil encrucijada siria en su camino hacia las reformas que piden desde Europa. A pesar de que Turquía criticó el «salvajismo» de la represión, y los ataques de las fuerzas sirias a escasos kilómetros de la frontera turca, Ankara mantiene los canales abiertos con sus vecinos, cuyas relaciones bilaterales se han recuperado tras años de distanciamiento.