La libertad religiosa: la batalla de 2011 en el mundo árabe

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

-¿Cuáles son las fuentes de la violencia sectaria contra los cristianos en Egipto?
-El arraigo del fundamentalismo islámico en este país árabe en la década de los 70 desató episodios esporádicos de violencia contra la minoría cristiana. Los incidentes se producían en las áreas rurales del interior y normalmente estaban relacionados con asuntos de honor y de propiedad de tierras. La batalla sin cuartel del Gobierno de Hosni Mubarak contra el integrismo en los años 90 dio cierto respiro. La muerte, sin embargo, hace casi un año (el 6 de enero de 2010) de siete cristianos coptos a la salida de la Misa de Reyes en Naga Hamady volvió a poner de actualidad la persecución de esta minoría cristiana emparentada con los antiguos egipcios.
-¿Qué diferencias existen entre los incidentes del pasado y los actuales?
-Los analistas sostienen que los atentados han ganado en sofisticación. Los paquetes bomba han sustituido a las armas de fuego y las acciones han ganado en letalidad. La batalla, además, se ha trasladado a las ciudades. Estas variaciones responden a la exportación de los métodos que Al Qaida ha utilizado en Irak. Irrumpe así la organización de Ben Laden como factor desestabilizador.
-¿Pueden las Fuerzas de Seguridad egipcias salvaguardar a los coptos?
-Ésta es una de las tradicionales reivindicaciones de la comunidad cristiana, que representa un 10% de los 80 millones de habitantes que residen en Egipto. La Iglesia copta ha denunciado repetidamente la falta de seguridad. Critican el retraso de las diligencias, la confusión entre víctimas y verdugos, así como la tendencia a resolver la persecución con encuentros de reconciliación informales. El aumento de la escala y la frecuencia de los atentados contra los cristianos en este último año impide que las autoridades egipcias sigan mirando estos asuntos de perfil.
-¿Son Egipto o Irak casos aislados?
-No, el retroceso de las comunidades cristianas en el mundo árabe ha sido una constante en este último tiempo. La creciente islamización de estos países, unida a la gradación de los contextos bélicos, ha forzado el éxodo paulatino de los cristianos de la que fuera su tierra de nacimiento. En Líbano, Siria, Gaza, Jordania, Israel, Emiratos Árabes, Arabia Saudí o Yemen también se ha registrado un declive de las minorías cristianas.
-¿Qué puede hacer la comunidad internacional?
-La emergencia de la región por resolver sus grandes problemas –conflicto árabe-israelí o la guerra de Irak– no debería impedir que la comunidad internacional presione para que se garantice la libertad de culto y el respeto a las minorías.