Argentina acepta los regalos (3-1)

Un error del colegiado y otro del defensa mexicano Osorio sentenciaron el partido antes del descanso. Messi apareció poco en la peor actuación de los albicelestes

Argentina 2 - 0 México
Argentina 2 - 0 México

Argentina y México jugaron ayer dos partidos. Uno hasta que el árbitro y su asistente se «tragaron» un gol en clamoroso fuera de juego de Tévez, y otro que incluye todo lo que sucedió después. Es imposible explicar nada de lo que pasó sobre el césped del Soccer City sin tener en cuenta la jugada que lanzó a los albicelestes hacia los cuartos de final y que condenó a los mexicanos a la maldita frontera de octavos, la misma en la que se han quedado en los últimos cinco Mundiales. Messi superó la salida del «conejo» Pérez y Tévez marcó de cabeza sin que hubiese nadie entre él y la portería en el momento del pase. Es decir, posición antirreglamentaria. Mientras Maradona y sus chicos lo celebraban, sus rivales se dejaban el alma en pedirle a Roberto Rosetti que consultara con su auxiliar. La repetición en el videomarcador confirmó la injusticia, y aunque pareció que iba a corregir su error, el colegiado no lo hizo.Los mexicanos se sintieron robados, un segundo después aliviados cuando pareció que la jugada se iba a juzgar correctamente y, finalmente abatidos, porque no se sentían capaces de plantar cara con lo que había pasado en la cabeza. Hasta el «suceso», habían tenido dos ocasiones clarísimas para marcar y el partido se estaba jugando al ritmo que había escrito Aguirre en su pizarra. El centro del campo argentino era un lío completo, en el que Mascherano no tapaba, Maxi no estaba, no estuvo nunca, y Messi y Tévez irrumpían desde atrás en busca de tener éxito en una jugada individual. Todo esto era antes del gol en fuera de juego. Por delante en el marcador, Maradona pedía tranquilidad desde el banquillo para sacar más beneficio al momento de crispación, algo que no tardó mucho en llegar. Osorio debía de estar pensando en lo que le iba a gritar al árbitro en el descanso y se olvidó de controlar el balón. Un suicidio si el que está presionando es Higuaín. «El Pipita» es un experto en goles que necesitan de mucha fe y sacrificio por parte del delantero. Otros dejan de correr antes, pero el madridista nunca lo hace, por eso cuando al defensa mexicano se le escapó el balón allí estaba él para llevarlo hasta la portería de Pérez, al que regateó con un detalle de muchísima calidad.Sin hacer nada, jugando mal incluso, Argentina ya estaba en cuartos, mientras su enemigo dudaba entre seguir luchando o empezar a llorar la eliminación. El «Chicharito» Hernández marcó un golazo en el que demostró que el Manchester ha acertado con su fichaje, y que el Bayern acertaría si empezase a buscar un sustituto para Demichelis. Tévez había sentenciado antes con un disparo feroz que merecía como premio a su buen Mundial, pero ya daba igual. Todo era una anécdota, porque el partido se había terminado mucho antes.Los albicelestes ya pensaban en Alemania y les surgían motivos para preocuparse. Sólo con artillería ligera, México puso en apuros a su defensa. Ante los germanos será diferente, porque tienen tanques. ¿Messi? Fue menos protagonista que otra veces. Sigue sin marcar. Espera a cuartos.

FICHA TÉCNICA. --RESULTADO: ARGENTINA, 3 - MÉXICO, 1 (2-0, al descanso). --EQUIPOS. ARGENTINA: Romero; Otamendi, Demichelis, Burdisso, Heinze; Mascherano, Maxi Rodríguez (Pastore, min.87), Di Maria (Jonás Gutiérrez, min.79); Messi, Tévez (Verón, min.69) e Higuaín. MÉXICO: Pérez; Juárez, Rodríguez, Márquez, Salcido; Osorio, Guardado (Guille Franco, min.61), Torrado, Bautista (Barrera, min.46), Dos Santos y Hernández. --GOLES: 1-0, min 26. Tévez. 2-0, min 33. Higuaín 3-0, min 54. Tévez. 3-1, min 71. Hernández. --ARBITRO: Roberto Rosetti (ITA). Amonestó con tarjeta amarilla a Márquez (min.28) por parte de México. --ESTADIO: Soccer City de Johannesburgo. 84.377 espectadores.