Claver pide al futuro presidente que reactive la defensa de los trasvases

MURCIA- El presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, José Manuel Claver, dijo ayer que «se tratará no de predicar, sino de dar trigo» tras las próximas elecciones del 20-N, a cuyo ganador emplaza a solventar el problema de la falta de agua con una transferencia «venga de donde venga». También recordó que José María Aznar «no hizo nada» en su primera legislatura y cuando se puso a ejecutar el Plan Hidrológico con el trasvase del Ebro en la segunda, todo quedó en tres ó cuatro primeras piedras, por lo que el futuro presidente le pide que se deje de divagaciones y se ponga a trabajar en solucionar el déficit estructural de la cuenca del Segura.

Criticó la solución del PSOE a través de plantas desalinizadoras, porque el precio de su agua es inviable para la agricultura a 0,36 euros el metro cúbico, subvencionando el Estado otros 0,36 céntimos «con la que está cayendo», teniendo en cuenta que la tarifa del trasvase Tajo-Segura está a 0,18 céntimos y es hoy en día el agua superficial más cara del país.

En este sentido, comentó que cada vez que los regantes murcianos acuden a un encuentro nacional del sector se encuentran con situaciones tan divertidas como la protesta airada de los agricultores del Ebro porque pagan «cinco pesetas el metro cúbico». Al futuro presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura pidió que siga manteniendo el trasvase porque es «vital para el Sureste, y que lo defienda con capa y espada», y que esté en contra de la fragmentación de las cuencas hidrográficas que se está planteando.

Al respecto, instó al futuro gobierno que salga de las urnas a que derogue el decreto ley aprobado recientemente en el que se legalizan los guardias fluviales autonómicos una vez que el Tribunal Constitucional consideró inconstitucional su inclusión en estatutos como el andaluz. El año hidrológico para Claver ha sido «bueno, pero no tanto» como el anterior, que fue excepcional, y señaló unas aportaciones de 466 hectómetros cúbicos de agua a día de ayer, frente a los 652 del año 2009-2010.