El veto al burka imparable

La prohibición se extiende en Cataluña y llega a Andalucía / El PSOE la defiende en los ayuntamientos, pero la rechaza en el Parlamento

Las iniciativas para prohibir el velo integral son cada vez más numerosas y, casi todas, salen adelante. El pleno de la localidad malagueña de Coín aprobó ayer la moción planteada por el equipo de gobierno que resuelve la prohibición del uso del burka y del niqab en centros y dependencias públicas. Esta resolución convierte al municipio en el primero de Andalucía y fuera de Cataluña en establecer la norma, que también fue aprobada ayer en otros cuatro municipios catalanes.La iniciativa, que fue planteada por el equipo de gobierno que integran en coalición PSOE y Partido Andalucista, contó con el apoyo del PP y de la formación Alternativa Ciudadana Coineña. Sólo tuvo un voto en contra (de IU) y una abstención (de Agrupación Coineña). La resolución incluye una ordenanza municipal que entrará en vigor en el plazo aproximado de una semana, y que extiende la prohibición a cualquier equipamiento público, ya sea el Ayuntamiento o los colegios, centros deportivos y de salud que posee la localidad.La difícil postura socialistaEl alcalde socialista, Gabriel Clavijo atribuyó la moción aprobada a la necesaria de desarrollar «una concienciación cultural» y aludió a la Constitución para incidir en que «la ley determina que el hombre y la mujer son iguales, por lo que no se puede originar un elemento involuntario sobre esto como es el burka». En la misma línea, la concejala del Área de Igualdad y portavoz del PSOE en el Consistorio, Inmaculada Agüera, argumentó ayer la medida en la necesidad de llevar «un ordenamiento dentro del civismo» y dio a conocer que ante el incumplimiento de la normativa aprobada al respecto serán los servicios jurídicos municipales los que resuelvan el tipo de actuación a desarrollar. La edil incidió en que su uso «establece una barrera» en materia de integración de la población femenina musulmana, y acarrea una «posición de sumisión» que provoca además «una falta de seguridad al no poder identificar a las personas que los llevan».También fue el PSOE el que impulsó la moción aprobada ayer en Cunit (Tarragona), contra el velo integral. En concreto, fue la alcaldesa socialista, la senadora Judith Alberich, la artífice de la propuesta. Su caso ilustra, sin embargo, la difícil situación en la que se encuentran los políticos socialistas en esta cuestión: mientras que apoyaba la prohibición en su pueblo, tuvo que votar en contra, la semana pasada, en la Cámara Alta, por disciplina de partido. Alberich, de hecho, quiso llevar al Senado la propuesta de regular el velo integral, pero su partido se lo impidió y fue, finalmente, el PP, el que la sacó adelante con el apoyo de CiU.Precisamente CiU anunció ayer que también llevará al Senado otra propuesta –esta vez, una proposición no de ley– para poner coto a esta prenda. Por su parte, el Defensor del Pueblo Andaluz, reclamó ayer una legislación estatal que regule los velos que cubren el rostro. Mientras llega, cada día aumentan los municipios que deciden hacer la guerra por su cuenta y, la mayoría, opta por la prohibición. Así las cosas, y con sendas normativas a punto de entrar en vigor en Francia y Bélgica, la Comisión Europea habló ayer por primera vez sobre el asunto. A su juicio, «no es necesaria una legislación común».La esposa de un polígamo, primera multada en FranciaLa ley que prohíbe vestir velo integral en espacios públicos aún no ha entrado en vigor en Francia, pero ya se ha conocido la primera multa por llevar niqab. Se trata de una sanción de 22 euros impuesta a Sardine Mouleres, de 31 años. Está acusada de atentar contra la seguridad en el tráfico al conducir por Nantes así ataviada. La mujer, cuyo marido también está siendo investigado por la Justicia, en su caso por poligamia, alegó que el velo deja descubiertos los ojos, suficiente para conducir y puso el ejemplo de «los cascos de los pilotos de Fórmula 1».