«No es legal pero en España hay productos irradiados»

«No es legal, pero en España hay productos irradiados»
«No es legal, pero en España hay productos irradiados»

-¿Qué son los alimentos irradiados?
-Aquéllos a los que se les ha aplicado una fuente de energía, concretamente unas radiaciones ionizantes, que alteran el alimento para eliminar microorganismos patógenos.
-Según lo que se quiera conseguir hay diferentes tipos de radiaciones y grados, ¿no?
-Sí. Puede haber radiación gamma, rayos X, o electrones acelerados. En cuanto a las dosis, están reguladas bajo la directiva europea y un reglamento que la aplica en España. La graduación de dosis se realiza en función del alimento que estemos irradiando y, fundamentalmente, de su humedad. Si posee más humedad la dosis de irradiación es menor, porque los posibles efectos perjudiciales de la irradiación, si es que los hubiera, se incrementan con el porcentaje de humedad del alimento. A los alimentos más húmedos como carnes o pescados, la irradiación permitida que se les aplica es más baja que en los que tienen menos humedad como los cereales, los condimentos y las especias.
-¿Tienen efectos secundarios?
-Uno de los problemas que se encuentra en España a la hora de fomentar este método de conservación es que el consumidor final, al escuchar alimento irradiado, le viene a la cabeza que puede haber una connotación radioactiva. Y para nada es así. Hay estudios científicos de hace cincuenta años hasta la actualidad en los que se ha evaluado este tipo de proceso y nunca se ha dado ningún efecto secundario.
-¿En qué países se emplea?
-La directiva establece que está permitido para tres tipos de productos, pero luego deja abierta una puerta para otros muchos. De hecho, en Francia, en Bélgica, en Italia y en el Reino Unido hay muchos productos autorizados. Francia es el que más tiene: cebollas, ajos, gérmenes de cereales, ancas de rana, menudillos de pollo, claras de huevo, cafeína…
-¿Y en España?
-Aquí existe un problema debido a que el consumidor español rechaza la irradiación, pero lo cierto es que no se identifica en el etiquetado y así lo ha evaluado la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan).
-¿Es legal?
-Pues no, pero sucede. Sobre todo en especias y en condimentos. Hay que tener en cuenta que en España hay un libre mercado y si nosotros importamos de Francia, por ejemplo, cebollas y ajos, allí no hay aduanas, se venden y no se identifica el alimento.