Votación de la reforma laboral: del «depende» de PP y CiU a la abstención del PNV

El PP sostiene que "caben posibilidades de acuerdo"en la reforma laboral. El PNV se abstendrá en la votación y defiende que la reforma laboral no respeta el marco sociolaboral vasco .

El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, no ha aclarado cuál será el sentido del voto del Grupo Popular en el debate de convalidación de la reforma laboral que se celebrará el martes en el Congreso de los Diputados. Aunque indicó que "aún caben posibilidades de acuerdo si el Gobierno coge el teléfono"y llama al PP. "Nuestra posición para mañana, en estos momentos, sigue abierta", proclamó. Por su parte, el PNV ha confirmado que se abstendrá en la votación del Decreto de Reforma Laboral al considerarla "insuficiente y limitada", y que "no respeta la existencia de un marco sociolaboral vasco". González Pons explicó que el PP contempla este proceso "en términos constructivos"y confía en que "en algún momento u otro el Gobierno terminará escuchando al PP". "No tenemos en este momento una postura máxima cerrada, estamos abiertos y, de aquí a mañana, si el Gobierno nos llama le escucharemos", resaltó. Asimismo, subrayó que su partido no va a votar "nada que no sea congruente"con las declaraciones que ha venido realizando hasta ahora. Así, González Pons insistió en que están abiertos a llegar a un acuerdo "hasta el último día" y que el PP irá "modulando sus posiciones"con el fin de "encontrar espacios de diálogo para que el Gobierno pueda rectificar". El 'popular' destacó el hecho de que sea la primera reforma laboral "de la historia"que no tiene "el apoyo de ningún agente social". "No la apoya nadie, ni los sindicatos ni la patronal y eso no había ocurrido con ninguna reforma anterior", enfatizó, para añadir que "llega dos años tarde"y puede incluso que se pierdan los dos próximos años para la creación de empleo. Abstención del PNVTras la reunión del Ezkadi Buru Batzar (EBB) del PNV, en la sede de Sabin Etxea de Bilbao, la formación jeltzale hizo público un comunicado en el que destacó que "el texto presentado por el Gobierno se ha limitado a intentar conseguir un equilibrio imposible entre posiciones enfrentadas". "Al final, el Gobierno ha aprobado casi una reforma laboral del despido, cuando debería ser la reforma laboral de la contratación", aseveró. La Ejecutiva del PNV cree que se trata de "una reforma que no resuelve los problemas a corto plazo, genera incertidumbres y no aborda la segmentación entre trabajadores de primera y de segunda". "Lo único positivo es la forma de tramitación que nos permitirá introducir aquellas mejoras que EAJ-PNV considera necesarias. Utilizaremos esta tramitación para realizar nuestras aportaciones constructivas", concluyó. CiU consultará a expertos para decidir su voto Por su parte, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Duran i Lleida, informó de que su Grupo Parlamentario está a la espera de recibir un informe de expertos en derecho laboral para decidir su voto por lo que, aseguró, todavía no tienen una postura concreta sobre reforma laboral aprobado el pasado viernes en Consejo de Ministros. Duran i Lleida afirmó que el decreto del Gobierno sigue siendo "insuficiente"y necesita que se "aclaren"algunos de sus términos, y lamentó que se haya perdido una "oportunidad histórica"para lograr llegar a un acuerdo entre sindicatos y empresarios. Unas conversaciones fallidas que Duran i Lleida achacó a la "falta de liderazgo"del presidente del Gobierno ya que, a su juicio, la reforma del mercado laboral debería haberse realizado en tiempos de "bonanza económica", es decir, durante la primera legislatura del Ejecutivo socialista cuando el PIB crecía y permitía, aunque "falsamente", decir que estábamos a ritmos de crecimiento mayores que en Italia o Francia. No obstante, reconoció que la reforma es "necesaria"e "imprescindible"y recordó que el Real Decreto aprobado por el Gobierno para la reducción del déficit ha sido "aplaudido"durante estas dos semanas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por el Consejo Económico de la Unión Europea. Trámite express en el CongresoEl Pleno del Congreso de los Diputados convalidará el martes previsiblemente con el único voto a favor del PSOE el Decreto Ley de reforma laboral, dando así el pistoletazo de salida a la tramitación urgente de una norma que los socialistas afrontan sin apoyos claros que le permitan evitar cambios sustanciales en su contenido. El PSOE no ha logrado aún el apoyo explícito por parte de ninguna de las formaciones de la oposición y confía en recibir al menos una "abstención crítica"por parte de PNV (la única que ha sido confirmada), PP, CiU, Coalición Canaria y UPN, frente al voto en contra de las minorías de la izquierda parlamentaria y UPyD. Mientras que ERC, pese a las negociaciones mantenidas con Corbacho en las últimas dos semanas, no contempla votar a favor de la norma y se debate entre la abstención y sumarse al rechazo de sus compañeros de grupos parlamentario, IU e ICV, así como de las formaciones adscritas al Grupo Mixto de la Cámara Baja, BNG, Nafarroa Bai y UPyD. Salvado el trámite de convalidación, la previsión del Grupo Socialista es aprovechar el mes de julio para acelerar al máximo el proceso, una idea que PP, CiU y PNV están dispuestos a facilitar, con lo que se sumaría la mayoría de votos suficiente en la Junta de Portavoces de la Cámara Baja para diseñar el calendario extraordinario para la Comisión de Trabajo e Inmigración. La previsión que se maneja en el Congreso es que la primera fase del debate, en Ponencia y Comisión, se prolongue hasta finales de julio, ya que entre medias se celebrará el Debate sobre el estado de la Nación, con un Pleno extraordinario a finales de mes para debatir las enmiendas a la norma, que pasaría a continuación a debatirse en el Senado a lo largo de agosto. Los socialistas confían en lograr un acuerdo que impida cambios sustanciales en el decreto, que ya ha entrado en vigor, a cambio de aceptar modificaciones en aspectos que no quedan explicitados en la norma original, como las condiciones que permiten a las empresas acogerse al despido de 20 días por indemnización y diversos aspectos relativos a la flexibilización de la negociación colectiva.