Mohamed VI planea hacer jefe del Gobierno a un tecnócrata

Un tecnócrata, sin vínculos políticos, sería el hombre mejor situado para ser el próximo primer ministro de Marruecos, según explicaron ayer a LA RAZÓN fuentes del reino alauí. El nombre de Mustafa Terrab, el actual presidente del grupo marroquí de fosfatos, OCP (Office Chérifien de Phosphates), suena insistentemente en la capital magrebí como sustituto del actual jefe de Gobierno, Abbas el Fassi.

Manifestantes protestan contra el llamado «clan de los fesíes»
Manifestantes protestan contra el llamado «clan de los fesíes»

De confirmarse, éste sería el primer nombramiento de gran calado político que llevaría adelante el rey Mohamed VI tras las manifestaciones del pasado 20 de febrero, en las que miles de personas reclamaron cambios constitucionales, además de la dimisión del actual Gobierno y la disolución del Parlamento.

Terrab –un hombre muy respetado y con un extenso currículum en el mundo de la empresa y la economía– ha trabajado en el Banco Mundial y ha sido director general de AINT, la agencia reguladora de las telecomunicaciones en Marruecos.

Desde 1992 a 1998, fue asesor para asuntos económicos del Gabinete del rey Hassan II. Y ya entonces, Terrab se distinguió por sus consejos a favor de una amplia reforma económica y de la liberalización de distintos sectores productivos claves.

Con un máster del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Mustafa Terrab es también graduado por la Escuela Nacional de Obras Públicas de París.

Su nombramiento puede suponer el fin del llamado «clan de los fesíes», encabezado por el primer ministro, Abbas el Fassi, al que muchos acusan de haber instalado a sus familiares en el entorno del poder. En las marchas del pasado domingo, un grupo de manifestantes mostró una pancarta en la que se denunciaba el poder acumulado por El Fassi y su familia en los últimos años.

Entre tanto, el Movimiento de los Jóvenes del 20 de febrero ha vuelto a convocar marchas en Rabat y otras ciudades para hoy y mañana, según informaron a este diario, después de que las últimas sentadas hayan sido disueltas por la Policía.