Parlamentarización y transparencia en el Pleno de la capital

Conseguir la parlamentarización municipal. Éste es uno de los objetivos esenciales del futuro Reglamento Orgánico del Pleno del Ayuntamiento de la capital, cuyo borrador recibieron ayer los cuatro grupos –PP, PSOE, IU y UPyD– para su debate. Esta propuesta crea la figura de la Mesa, que se constituirá al inicio de cada mandato y funcionará como órgano rector del Pleno. Sus acuerdos se adoptarán por voto ponderado, en proporción a la representación política de los grupos, y estará compuesta por cinco miembros: presidente, vicepresidente y tres vocales. El presidente y vicepresidente del Pleno lo serán también de la Mesa y los vocales se elegirán por el Pleno mediante lista única. Entre las misiones de la Mesa estarán la calificación de los escritos parlamentarios así como su admisión a trámite.

Además, se establece que en el caso de que el alcalde decida no ejercer la Presidencia del Pleno, como sucede en la actualidad, el presidente y el vicepresidente sean elegidos por el Pleno. El borrador también contempla el mantenimiento de un Pleno al mes y recoge la posibilidad de plantear preguntas a la alcaldesa en los plenos, de modo que los portavoces de cada grupo municipal podrán presentar una en cada sesión ordinaria para aumentar el control parlamentario a la figura de la primera edil.

Otro de los pilares del borrador del reglamento es la introducción de una mayor transparencia en las actividades de los concejales. Se establecerán límites en el desarrollo de actividades privadas una vez finalice el mandato. En concreto se prohíbe que realicen actividades en la ciudad de Madrid que estén relacionadas con el cargo desempeñado. También se prohíbe la percepción de dietas por asistencia a órganos colegiados como consejos de administración o asambleas. Además, los concejales podrán ser suspendidos de alguno o de todos sus derechos si faltan al cumplimiento de sus obligaciones.

Respecto al debate político en el Pleno, se mantiene en un máximo de seis las iniciativas por grupo y sesión aunque tres de ellas por grupo podrán ser proposiciones, interpelaciones, declaraciones institucionales o mociones de urgencia. De este modo se hace compatible con la entrada de UPyD y se pretende aumentar el control hacia el Gobierno aumentando el número de iniciativas al pasar de 12 a 18 por Pleno. El Debate del Estado de la Ciudad, asimismo, también verá cómo se amplía a 20 minutos la intervención de los grupos tras la primera de la alcaldesa. Actualmente ese tiempo estaba limitado a los 15 minutos.

Otros objetivos del nuevo reglamento será reforzar el papel de las comisiones, dar mayor protagonismo a los grupos minoritarios y buscar una mayor coordinación en la actuación de los grupos al exigir el visto bueno del portavoz en todas las iniciativas que presente cada formación.

Las nuevas tecnologías también están presentes en el borrador, de modo que la convocatoria de Plenos y comisiones será electrónica, se votará electrónicamente en Cibeles y el diario de sesiones, también digital, difundirá las actas aprobadas a través de la web municipal para la consulta ciudadana.