Sergio Dalma: «Facebook es una forma de cotilleo»

De no ser por el tono gris que ha cubierto su melena y por su nuevo corte de pelo, podría parecer el mismo Sergio Dalma que, a principios de los 90, nos enseñó que lo mejor era «Bailar pegados». Ni sus gestos, ni su forma de moverse en el escenario han cambiado.

«Mi secreto ha sido trabajar y disfrutar con lo que hago»
«Mi secreto ha sido trabajar y disfrutar con lo que hago»

Tampoco su sonrisa se ha recortado un milímetro. Y, lo que es mejor, su éxito sigue en aumento. Su nuevo disco, «Vía Dalma II», se mantiene en el número uno de las listas de ventas y ni el nuevo trabajo de Bunbury ni el disco póstumo de Amy Winehouse han conseguido desbancarlo.

–Sigue imparable con «Vía Dalma II». ¿Le da miedo eso de que las segundas partes nunca fueron buenas?
–Con el tiempo he empezado a olvidarme de los números. Sería un disparate obviar lo que significó el primer «Vía Dalma», se quedaron muchas canciones fuera y la gente me pedía una continuación.

–¿Le ha resultado difícil afrontar un disco de versiones en el que reinterpretar a artistas tan personales como Eros Ramazzotti?
–Desde luego. Ha sido uno de los trabajos más complicados a los que me he enfrentado. Pero el resultado ha sido muy satisfactorio porque he conseguido que todas ellas suenen a Sergio Dalma.

–Después de más de veinte años en la música, ¿siente ahora que está en el mejor momento de su carrera?
–Estoy teniendo una gran aceptación por parte del público, pero no me relajo, los nervios están siempre. Saboreo de otra manera los conciertos, pero me imagino que forma parte de la edad. Además, uno tiene la voz más redonda y con más matices a partir de los 40.

–¿Cuál es el secreto para sobrevivir todo este tiempo y ser tan querido por el público?
–No tengo ni idea de por qué he conseguido todo esto. Mi secreto ha sido trabajar y disfrutar con lo que hago. He dado siempre todo lo que he podido y me he reinventado.

–¿Es de los que se muestran agoreros con la crisis?
–Al contrario, hay que pensar en positivo. Ya se encarga todo el mundo de decirnos que está mal la cosa.

–¿Cómo ha vivido el cambio tan grande que ha dado el mundo de la música sobre todo en lo que a soportes se refiere?
–Ese tipo de cambios son lógicos y necesarios. Ahora, con la amplia oferta en internet, también va a suponer un giro importante.

–¿Se mueve bien por las redes sociales?
–Me gustan porque estoy en contacto con los fans. Pero intento no usarlas demasiado; yo creo que son herramientas que debes emplear con mesura porque al final no dejan de ser una forma de cotilleo. Además, disfruto más con el contacto directo.

–¿Ha sido fácil para alguien tan querido como Sergio Dalma mantener su vida íntima alejada de los focos?
–Siempre me ha gustado mantener mi vida privada al margen de mi profesión y cuando salgo a disfrutar y tengo mis momentos de ocio me gustaría ser alguien anónimo. Intento seguir haciendo mi vida, como padre, como hijo, como vecino. Y la verdad es que siempre he contado con el respeto de los medios en este aspecto de mi vida.

–Si tuviese que escoger una banda sonora para el momento personal en el que se encuentra, ¿cuál elegiría?
–Una muy orquestada y de gran amplitud porque me siento muy pleno a nivel personal y profesional.